El sueño de los Centennials es malo por culpa de los celulares ¿Qué opinas?


Cada generación poblacional posee ciertas características que permiten identificar los usos y costumbres que influyen en su estilo de vida, por ejemplo al consumir, relacionarse y hasta dormir.

Y si en una entrega anterior hablamos de cómo duermen los millennials, ahora es el caso de los siguientes en la lista: los centennials.

¿Quiénes son los centennials?

Podríamos definir a los centennials como la generación de la tecnología y la inmediatez. Se les considera en esta categoría a todas las personas nacidas a partir del año 2000. Ven a la tecnología como una cuestión “muy nativa”, pues nacieron cuando muchos de los desarrollos actuales ya eran una realidad.

Por ende, buena parte de los centennials se encontrarían actualmente en edad escolar, cursando la educación básica, media y media superior.

De hecho, entre millennials (quienes hoy tienen entre 26 y 41 años) y los centennials representan a poco más de 4 mil 400 millones de personas en el mundo. Desde 2020, han sumado la fuerza demográfica (59%) más trascendente del planeta.

El banco estadounidense Merrill Lynch define así a los centennials:

“Han nacido con un smartphone en las manos, las redes sociales son una forma de vida, se comunican al instante a través de mensajes y emoticonos y no recuerdan que una vez el mundo vivió desconectado”.

El descanso en los centennials: calidad por encima de cantidad

Al ser una generación de personas aún muy jóvenes, las investigaciones continúan en torno a sus hábitos de descanso. Sin embargo, sí se sabe que existen algunos problemas para dormir.

Es un rasgo que viene desde la generación anterior: los millennials. Según el estudio Millennials y Salud, de la Fundación MAPFRE y la consultora Salvetti Llombart, padecerían insomnio en cuatro de cada 10 casos.

Al tratarse de una población en edad escolar, la calidad y duración del sueño no sólo estarían ligadas al aprendizaje, sino también a la consolidación de la memoria y el rendimiento académico.

Un estudio llevado a cabo en España en 2020 investigó la interrelación entre calidad, hábitos de sueño y ajuste escolar en centennials de un distrito urbano de Galicia. Encontró que el 35.7% de la muestra se clasificó como mala durmiente y la somnolencia fue la variable más alterada.

Además, las mujeres dormían significativamente menos que los varones, aunque ambos retrasaban 100 minutos el sueño durante el fin de semana. Sin embargo, ser buen o mal durmiente no afectó al rendimiento académico. El ajuste escolar fue satisfactorio globalmente.

La gran variable: la pandemia

Se sabe que la duración del sueño disminuye conforme aumenta la edad, lo cual parece relacionado con la interacción de factores biológicos, psicológicos y sociales.

A esto hay que agregar un aspecto que afectó a toda la humanidad: el confinamiento resultado de la pandemia mundial por COVID-19, lo cual hizo que las personas se quedaran en casa e interrumpieran sus actividades laborales y escolares.

En un estudio publicado por Journal of Adolescent Health se indagaron factores predictores del estrés, la ansiedad y la depresión y se descubrió que las mujeres nuevamente eran más propensas que los chicos a experimentar angustia psicológica durante los meses de la pandemia.

Al mismo tiempo, algunos factores psicosociales también detonaron angustia entre los jóvenes, como una peor calidad de las relaciones familiares, mayor tiempo frente a la pantalla y ser testigo de la discriminación.

Tu cuerpo, tu sueño y los ritmos circadianos: ¿quieres dormir bien? lee esto

La investigación también encontró que las niñas quienes comenzaron la pandemia con problemas de salud mental o de sueño fueron especialmente vulnerables al impacto negativo de la pandemia de la Covid-19.

Por otro lado Qustodio, una plataforma de seguridad digital, realizó un estudio llamado ‘Centennials: el antes y el después de una generación marcada por el Covid-19’. Descubrieron que, a raíz de los cambios ocasionados por la pandemia, 3 de cada 10 menores han sufrido falta de concentración y mal humor o agresividad en este tiempo.

Otros de los cambios físicos y psicológicos que se han producido durante la pandemia, según el estudio, son problemas de sueño, depresión, pérdida o aumento de peso y menor autoestima.

Un aumento de este consumo que puede llevar a una adicción digital, indica, viene de la mano de otros problemas: apego inseguro, baja autoestima, ansiedad, depresión y demás.

Centennials, el valor de la tecnología

Como podemos ver, la generación centennial tiene ante sí grandes desafíos, sobre todo relacionados con la manera en que la tecnología tiene participación en sus vidas laborales y personales, pero también para descansar.

Más allá de la generación a la que se pertenezca, las grandes constantes en todas deben ser las relacionadas con la calidad del sueño. Y si la tecnología en función del sueño puede aportar algo, bienvenida sea.

Adiós a las noches interrumpidas por girar en la cama, Si duermes de lado, considera TheraSide

Por ejemplo, actualmente existen alternativas pensadas en el descanso pleno, con un principio de ergonomía y diseñados para adaptarse a las formas del cuerpo y no lastimarlo. De esta manera, existen almohadas que se enfrían solas, otras cuyo material permite la sensación de estar flotando, con un hueco especial para quienes duermen de lado o incluso una forma anatómica para quienes roncan.

Abraham Monterrosas Vigueras

Psicólogo clinico y periodista digital enfocado en temas de desarrollo humano, estilo de vida, tendencias y bienestar

Lecturas más acogedoras

Você está no Brasil?

×