Tu cuerpo, tu sueño y los ritmos circadianos: si quieres dormir bien lee esto


Muchos problemas que se manifiestan en lo exterior tendrían una causa justamente en el interior. Y cuando se trata complicaciones para descansar, habría que volver a esos orígenes para encontrar qué se puede hacer al respecto.

Y cuando nos referimos al origen, a veces eso implica volver a los principios básicos de la vida. Por ejemplo, la rotación de la Tierra nos permite ciclos diarios de luz y oscuridad. Para ajustarnos a ellos, nos movemos en periodos de 24 horas, llamados circadianos.

Saber cómo funcionan los ciclos circadianos te proporcionará más herramientas para saber respetarlos y favorecerlos en función de un merecido descanso.

¿Qué es un ritmo circadiano y cómo afecta el sueño?

El cuerpo trabaja de día y duerme de noche justamente porque está alineado al movimiento de rotación de la Tierra. Sin embargo, puede ocurrir que algunas personas tengan problemas para realizar sus actividades cuando es de día y a dormir cuando ya es de noche.

Por ende, se ven afectadas sus horas para comer, trabajar y, por supuesto, dormir. Por ello, es tan importante saber en qué consiste un ciclo circadiano.

Es un ciclo natural de cambios físicos, mentales y de comportamiento que experimenta el cuerpo en un ciclo de 24 horas. Algunas personas también le han llamado ‘reloj biológico’.

A nivel cerebral, están controlados por un área pequeña en el medio del encéfalo (donde se encuentra el sistema nervioso central). Pueden afectar el sueño, la temperatura del cuerpo, las hormonas, el apetito y otras funciones del cuerpo.

Cuando un ciclo circadiano es anormal, desemboca en problemas como obesidad, diabetes, depresión, trastorno bipolar y trastornos del sueño (por ejemplo, el insomnio).

¿Cómo respetar y favorecer un ciclo circadiano?

Entonces, tenemos claro que nuestro organismo funciona a partir de ritmos biológicos que se desarrollan de forma cíclica. Por ejemplo, en el ciclo circadiano de sueño, la transición entre sueño y vigilia suele asociarse fundamentalmente con estímulos de luz.

Cuando empieza a oscurecer, el cuerpo comienza a aumentar su temperatura y segrega melatonina, una hormona que justamente regula los ciclos de sueño y vigilia. De hecho, es ahí cuando comenzamos a sentir somnolencia y se produce el sueño durante la noche.

En la sociedad moderna, muchas situaciones afectarían los ciclos circadianos, como patrones irregulares de sueño, horarios de trabajo cambiantes y exponernos a luces altas en horarios nocturnos (como al mirar televisión o revisar el teléfono celular).

Cuando amanece y el cuerpo se expone a la luz, caen esos niveles de melatonina. Por lo tanto hay mayor nivel de alerta, nos despertamos y comienza la vigilia. Ya por la tarde, generalmente después de comer, se da otro pequeño aumento de temperatura y melatonina, la cual es el origen de la siesta.

Justo para mantener ese ritmo, existen horarios específicos (para comer, trabajar, salir…), que sirven como sincronizadores. El problema ocurre cuando se da cualquier cambio en ellos, como trabajar a deshoras, en turnos aleatorios, viajes largos en avión, cambios de rutina o alguna incomodidad para dormir. Todo esto puede producir una desincronización del sueño y afectar la calidad de vida.

El secreto del buen dormir 

Para un adecuado ciclo circadiano, cuando llega la hora de dormir, ayuda mucho un buen ambiente de descanso: un lugar tranquilo, a la temperatura correcta, un colchón y una almohada cómodos, así como cero distractores (radio, televisión, teléfono celular…).

Puedes optar por una almohada fresca como TheraGel, que te ayude a regular tu temperatura corporal para mantener un sueño sin interrupciones. Conócela aquí. 

Volver a los orígenes siempre será una fuente de información útil para conocer a fondo cualquier situación. Y por supuesto que el descanso no es la excepción.

Entender los procesos con los que funciona el mundo nos permite identificar cómo podemos usar esos procesos a nuestro favor.

Dormir cómoda y plenamente será la consecuencia de un óptimo ciclo circadiano, que a su vez está alineado a la rotación de la Tierra. La finalidad siempre será la misma: una calidad de vida mucho más plena.

Abraham Monterrosas Vigueras

Psicólogo clinico y periodista digital enfocado en temas de desarrollo humano, estilo de vida, tendencias y bienestar

Lecturas más acogedoras

Você está no Brasil?

×