¿Cómo levantarse tras una caída? Te ayudamos con estos consejos

En el día a día, los cuidadores enfrentamos múltiples desafíos relacionados con la integridad de nuestro paciente. Y aunque se puede estar prevenidos para muchos acontecimientos, lo cierto es que los accidentes pueden ocurrir en cualquier momento y hay que saber actuar rápido y en consecuencia. 

Se sabe que para los adultos mayores una caída puede ser determinante. Por eso, lo más importante es favorecer un ambiente de seguridad en casa para prevenir una caída. Si aun así ocurre, entonces debemos tomar en cuenta lo siguiente:

Caídas en adultos mayores y lo que sabemos sobre ellas

Las caídas ocupan cerca del 80% de la frecuencia de accidentes en los hogares de adultos mayores y 20% en centros de asistencia.

La ciencia ha estudiado mucho sobre algunos de los problemas que podrían estar presentes en la adultez mayor. Se le conoce como ‘síndrome geriátrico’ y consta de cuatro cuadros, uno de los cuales incluye justamente las caídas.

Se caracterizan por ser altamente frecuentes en las personas mayores de 65 años, deteriorar la calidad de vida, ser prevenibles y, por supuesto, ser integrales.

Los grupos son:

  1. Inmovilidad
  2. Inestabilidad-caídas.
  3. Incontinencia urinaria.
  4. Deterioro cognitivo.

Posibles causas de las caídas

  • Mareo por consumir determinados medicamentos.
  • Muebles o espacios mal iluminados en casa.
  • No contar con el calzado, anteojos o prendas adecuadas.
  • La debilidad del cuerpo.
  • Enfermedades osteoarticulares (artritis, artrosis), cardiovasculares (hipertensión, insuficiencia renal) o neuropsiquiátricas (Alzheimer, demencia).
  • Como secuela de una caída anterior.

Si bien las caídas son accidentes, pueden hacerse una serie de ajustes en casa para prevenirlas en la mayor medida posible. Por ejemplo, iluminando las habitaciones, despejando espacios, colocando pisos antiderrapantes, colocando barandales donde sea necesario e incluso revisando qué tipo de ropa y calzado usa la persona.

Te contamos cómo adaptar tu casa para prevenir caídas en adultos mayores en este artículo. Conoce los mejores consejos para prevenir accidentes. 

 ¿Qué hacer si mi adulto mayor se cae?

1. Mantener la calma

Al ocurrir un accidente así, por supuesto que el adulto estará asustado y agitado. Y en ocasiones, en un afán de querer ayudarlo, el cuidador puede correr el riesgo de lastimarlo más o incluso lastimarse a sí mismo.

Así que lo primero es estar lo más tranquilo posible para que así también podamos calmar al adulto, más si se lastima fuerte y sangra de algún lado del cuerpo. Pueden probar a respirar lentamente para relajarse.

 2. Comunicarse

Esto también ayudaría a tranquilizar a tu adulto: háblale de manera lenta y cariñosa. Y lo más importante de todo: NO lo culpes ni lo regañes. En ese momento, es intrascendente buscar culpables. Hay que actuar y, mientras más se comuniquen, mejor.

Una vez que tengas su atención, es momento de hacerle saber que, para levantarlo, deberán trabajar en equipo. Explícale lo que harás y lo que necesitas que haga.

3. Revisar la situación

Examina a tu adulto y checa si en el cuerpo presenta alguna raspadura o inflamación. Pídele que te indique si siente un particular dolor en alguna zona del cuerpo, para tener especial cuidado al momento de levantarlo.

Si existe alguna lesión importante (como un hueso roto o torcedura muy fuerte), no hay que moverlo. Es mucho mejor llamar a los teléfonos de emergencia de tu localidad y esperar instrucciones.

4. El proceso para levantarlo

Identifica en qué parte del cuerpo puedes apoyarte para que se ayuden mutuamente. A veces, no es necesario emplear toda tu fuerza pero, de ser así, tómate las pausas que necesites y mantén siempre la espalda recta.

De hecho, pueden apoyarse en alguna silla que sea fija y resistente. Despeja el área lo más posible para que el enfermo pueda girar y, apoyado en la silla, ponerse de rodillas. Para evitar más incomodidad, sirve mucho colocar una toalla o almohada en esa zona para que pueda recargarse.

Una vez que esté de rodillas, coloca detrás una segunda silla, sobre la cual pueda sentarse. Una vez sentado, revisa nuevamente su cuerpo. Tómense el tiempo necesario y comuníquense mucho durante el proceso.

5. Hidratación, temperatura y limpieza

A veces, las caídas ocurren cuando la persona está sola en casa y no cuenta con un apoyo inmediato. De ahí que sea tan importante hidratarlo.

También recordemos que, al haber estado en contacto con el piso, el adulto pudo sentir mucho frío, así que también será necesario abrigarlo. Y por lo mismo, quizá requiera de aseo personal por si se ensució algunas zonas del cuerpo.

6. Llamar al médico

Sin importar la gravedad de la caída, un experto podrá hacer la evaluación necesaria para ver el estado de salud del paciente, así como recetar medicamentos y descartar otros padecimientos que podrían comprometer su bienestar.

¿Sabías cuáles son las 6 caídas más frecuentes del adulto mayor? Te contamos todo lo que necesitas saber aquí. 

Infaltable tras una caída: el apoyo interdisciplinario

Luego de una caída, el adulto puede tener cierto miedo de volver a caerse. Es algo que se conoce como ‘síndrome postcaída’ y, de no ser debidamente trabajado, puede terminar en aislamiento y depresión.

Por eso, es preciso acercar a nuestro adulto a diversas fuentes de apoyo, para trabajar en conjunto.

  1. Médicos. Pueden evaluar las consecuencias de la inactividad tras una caída, realizar estudios y encargarse de dar el seguimiento tanto en el consultorio como con medicamentos.
  2. Fisioterapeutas. Ayudarían a ofrecer masajes y ejercicios para que el adulto pueda recuperar paulatinamente la mayor movilidad posible, sin lastimarse en el intento.
  3. Psicólogos. Podrían ofrecer contención y trabajar juntos los miedos del paciente. No se trata de ignorarlos, sino de reconocerlos y saber cómo abordarlos.
  4. Redes de apoyo. La familia y los amigos desempeñan un papel fundamental en todo este proceso, para acompañar e impulsar a que el adulto retome sus actividades.
  5. Su papel es liderar buena parte de este trabajo en equipo, al estar al pendiente de sus citas médicas, horas para ingerir los fármacos y mantener informada a la familia y los amigos.

Previene caídas del adulto mayor con los mejores accesorios

Como puedes ver, en torno al adulto, para algunas situaciones se estará más preparado que para otras. Lo importante es tener a la mano toda la prevención disponible.

  1. Puedes contar con barandales de seguridad como TheraHand, para que el adulto mayor se sienta más seguro al dormir o al levantarse de la cama.
  2. Si el adulto tiene poca movilidad o está en silla de ruedas, puedes ayudarte a movilizarlo con un cinturón de transferencia con agarraderas como TheraPilot, para que tú no tengas que hacer fuerza de más o dañes tu espalda. Es muy práctico para prevenir caídas cuando ayudamos a trasladarse al paciente.
  3. Otro accesorio que es muy útil en la rutina del cuidador es un timbre inalámbrico de largo alcance como TheraLife. El adulto puede llamarte desde cualquier sitio de la casa y así prevenir caídas cuando necesita asistencia de algún tipo. 
  4. Algo que parece muy simple y que es muy importante es el cuidado durante el baño. Puedes sumar a tu tina un accesorio como TheraBubble, que es una alfombra anatómica anticaídas

 

La importancia de la prevención 

En este texto, te hemos compartido diversas opciones sobre qué hacer en caso de que nuestro adulto sufra un accidente y cómo podría prevenirse.

Y en el caso de las caídas, como en muchos otros, se requiere del apoyo interdisciplinario, conformado por un grupo de expertos en donde el cuidador tiene una función clave.

 

Abraham Monterrosas Vigueras

Psicólogo clinico y periodista digital enfocado en temas de desarrollo humano, estilo de vida, tendencias y bienestar