¿Qué has oído sobre la cura de sueño? Mitos y verdades


¿Has oído hablar de ‘la cura de sueño’? Es una controvertida alternativa que, se cree, podía tratar ciertos problemas de salud. Sin embargo, al respecto circulan muchos mitos y verdades.

Los debates sobre la cura del sueño suelen ir relacionados, sobre todo, en cuanto a si es algo que funcione realmente. Existen opiniones divididas, con sus respectivos argumentos.

A continuación, te mostramos qué es la cura de sueño, qué se sabe al respecto y qué otras opciones resultarían más confiables por haber demostrado su efectividad.

¿Qué es la cura de sueño?

Se trata de un término que fue promovido en 1922 por el psiquiatra alemán Jacob Klaesi (1883-1980). Se empleó en los tratamientos relacionados con la esquizofrenia y la dependencia a ciertas sustancias.

La cura de sueño se refiere a un procedimiento de provocación del sueño, vía la administración de un hipnótico durante varios días. Tenía una finalidad terapéutica.

Consistía en que la persona debía permanecer en un estado de sueño durante un promedio de 20 horas al día durante dos semanas consecutivas. Su objetivo era sincronizar los ritmos biológicos del sueño y vigilia para, de esta manera, mejorar la vulnerabilidad biológica en casos de personas con depresión.

¿Duermes lo suficiente? Responde estas tres preguntas

Mitos y verdades sobre la cura de sueño

En la actualidad, se sabe que ya son muy pocos los psiquiatras que se apoyan en este método para abordar determinados trastornos mentales, pues la ciencia médica ha avanzado lo suficiente como para apostar por otras alternativas.

Y aunque esta técnica llegó a mostrar cierta efectividad en varios casos, también es cierto que implica riesgos que deben tomarse en cuenta.

Mito: Es la única opción para tratar ciertos problemas mentales

Como vimos anteriormente, la cura del sueño es ya una práctica muy antigua. De hecho, se formalizó como tratamiento a comienzos del siglo XX y sobre todo en Rusia.

En aquella época, este tipo de intervención fue mostrando resultados muy favorables en problemas mentales como esquizofrenia, depresión, ansiedad, adicciones y otros trastornos. Sin embargo, su práctica seguía siendo tema de discusión.

Pero en la actualidad, con los avances de la investigación médica, existen otras alternativas que han demostrado su efectividad con mucha más precisión, como ciertos fármacos y ciertos hábitos esenciales para la vida, como dormir lo suficiente y realizar actividades físicas.

 

Verdad: Una de las primeras manifestaciones de un problema mental podría ser la dificultad para dormir

Alrededor de alguna enfermedad mental, suelen presentarse diversos síntomas que ayudarían a los expertos a diagnosticar un padecimiento en particular.

Uno de ellos está relacionado con los problemas para dormir. De ahí que un sueño de calidad vuelva a ser un elemento recurrente, por encima de la cura de sueño.

Dormir bien siempre será una práctica que ayude a sanar al cuerpo humano de forma natural, rápida y de manera preventiva contra otros padecimientos, relacionados con la presión, el corazón, los riñones, el peso y la diabetes.

Mito: La cura del sueño sería un método 100% seguro

Pese a que durante un tiempo demostró resultados prometedores, lo cierto es que siempre fue cuestionado por la comunidad científica, algo que quedó demostrado de la peor manera.

Se sabe que entre 1963 y 1979, el Hospital de Chelmsford, en Australia, reportó la trágica cifra de 25 muertes asociadas con la cura de sueño. Finalmente, en el año 2009, el Colegio Real de Psiquiatras de Australia y Nueva Zelanda señaló: “La terapia de sueño profundo y la administración de barbitúricos endovenosos (fármacos que causan relajación y somnolencia) no tiene lugar en el tratamiento de trastornos psiquiátrico”.

Verdad: Existen otras alternativas para el bienestar personal que involucran el sueño

Con los avances científicos, existe una gama mucho más amplia de alternativas. Varias de ellas, incluso, serían métodos naturales que proporcionarían bienestar, tomando como base las propias herramientas que el cuerpo ya tiene.

5 almohadas especiales para personalizar tu descanso ¿cuál eliges?

Dormir bien te hace bien ¿Cómo conseguirlo?

La cura de sueño seguirá siendo ofrecida y solicitada entre especialistas y pacientes. Sin embargo, una opción mucho más saludable tiene que ver con dormir lo suficiente y lograr un descanso reparador. Eso se logra con una almohada ergonómica.

Las almohadas ergonómicas están terapéuticamente diseñadas para mantener la posición natural de una persona mientras está durmiendo.

Otra de sus ventajas es que, durante el sueño, la almohada mantiene la columna en posición neutral. De esta manera, alivia la tensión muscular en zonas como cuello, espalda y hombros.

Debido a su carácter ergonómico, existe una variedad de almohadas para diferentes necesidades. Así, algunas están hechas para quienes duermen de lado, que se elevan y hasta que se enfrían solas.

Almohadas ergonómicas, las mejores aliadas de tu descanso

Como puede verse, en torno a la llamada ‘cura de sueño’ han circulado una gran cantidad de versiones, algunas más conocidas que otras. Aclarar estos mitos y verdades permite acercarnos más lo que todas las personas están buscando: su bienestar físico y mental.

De ahí que la ciencia haya avanzado lo suficiente como para ofrecer otras alternativas relacionadas con el descanso. En este sentido, las almohadas ergonómicas pueden representar la gran diferencia, si lo que se trata es apoyarse en opciones comprobadas en pro de un sueño reparador que permita a las personas estar al 100% durante su día a día.

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.

Lecturas más acogedoras