Conflicto familia adulto mayor

Es parte de los procesos naturales, que nuestros padres y familiares, ayer fuertes e invencibles, vayan envejeciendo a medida que pasan los años. Y luego de un tiempo, quizá cuando ya somos adultos nosotros también, llega el momento de brindarles ayuda.

La asistencia que un adulto mayor requiere no necesariamente se debe a una enfermedad puntual, sino que la ancianidad trae aparejada una serie síntomas, y medida que avanza su edad, serán más marcados y crónicos.

Reducción de la movilidad, pérdida progresiva de la vista, baja en las defensas, músculos y articulaciones más débiles. Pérdida de la memoria y déficit del sistema digestivo, son algunos de los síntomas, que indicarán que el adulto necesita mayores cuidados.

¿Necesitas ayuda con el familiar que cuidas?

Puede suceder que el adulto mayor necesite ayuda a tiempo completo, pero ¿qué sucede cuando tú necesitas ayuda para poder cuidarlo? ¿Cómo comunicarle a tu familia esta necesidad? ¿Cómo hacer para que la carga no caiga solo sobre tus hombros?

En otros artículos de Theramart, te hemos dejado consejos para Evitar el Síndrome del Cuidador y también algunas Claves Fundamentales para Cuidadores cuando la vida de un Adulto Mayor está en nuestras manos.  

Pero en esta oportunidad, te dejaremos algunos consejos para que puedas dialogar en familia y darles a entender cuál es la situación del familiar que requiere cuidados, y que no tengas que ser solo tú el responsable de su salud.  

 

powered by Typeform

 

¿Cómo mediar conflictos familiares relacionados con el cuidado de un adulto mayor?

Es una realidad de que el cuidado de nuestros seres queridos es algo que hacemos con mucho amor, en búsqueda de brindarles una mejor calidad de vida, pese al deterioro de su salud y limitaciones.

Es así como cientos de miles de personas en el mundo asumen el rol de cuidadores permanentes de sus parejas, progenitores, familiares e hijos con discapacidad y asumen la responsabilidad de su cuidado casi a tiempo completo.

¿Pero qué sucede cuando necesitamos ayuda porque nuestra salud se está comenzando a ir a pique por dedicarle tanto tiempo a atender a otra persona?

1. El primer paso es identificar que tú solo no puedes, y que los demás también deben comprometerse con el cuidado

Y esto puede sonar doloroso e injusto, pero desde el momento que asumimos la total responsabilidad de ese familiar, también eximimos de esa carga a otros familiares, que también, en mayor o menor medida, deberían estar involucrados.

¿Acaso no te has preguntado por qué tus hermanos, hijos u otros familiares directos del anciano continúan con su vida normalmente mientras tú te dedicas a tiempo completo?

2. Identificar el alcance de las obligaciones y hacerlo de manera democrática

Entiende que no hay personas con más o menos obligación de atender y asistir a alguien. Que el vínculo familiar entero debe ayudar y cooperar para que el ser querido esté en óptimas condiciones.

Del mismo modo que estuvieron juntos en momentos buenos, en momentos de crisis también es indispensable estar unidos.

3. Habla sobre tu salud con sinceridad y explicar cómo te está impactando física y mentalmente esta situación

Debes establecer con claridad que para poder cuidar necesitas estar saludable, y eso solo será posible si puedes delegar parte de las obligaciones.  

No te prives de mencionar todas las tareas que haces al día por tu familiar, de la hora que te levantas, que te acuestas y de todas las responsabilidades extras que tienes, como ocuparte de su medicación, su higiene y su alimentación.

4. Puedes hacer una lista y compartirla con tus familiares, de este modo ellos podrán decidir con qué tareas podrían cooperar.

Quizá haya alguien dispuesto de hacerle compañía al adulto para que tu puedas salir, o disponga de coche para llevarlo a la consulta médica, o pueda visitarlo en la semana para colaborar con algunas tareas.

5. Se debe ser realista respecto al estado de salud del adulto mayor y no forzar situaciones que puedan terminar en accidentes domésticos.  

En algunas ocasiones, debido a sus enfermedades o patologías, los ancianos se encuentran en una situación de salud que es insostenible que sea doméstica o que no sean asistidos por profesionales de enfermería.

En ese caso, se debe evaluar en conjunto cuál es la mejor opción para toda la familia y el adulto. Si este debiera ser ingresado a una residencia, o se puede contratar cuidadores profesionales para asistirlo en casa.

6. Que no te de vergüenza asumir que necesitas ayuda económica

Es sabido que cuidar de alguien tiene un costo muy alto. Desde insumos como pañales para adultos, ropa de cama especial, alimentos recetados, medicamentos etc, hasta mobiliario adaptado para que esté seguro en casa.

Plantea a tu familia sobre estos gastos y lo difícil que se te hace afrontarlos solo, porque hacerlo juntos puede alivianar un poco la carga para ti.

7. Dejar los rencores del pasado fuera o hacer una tregua

Es una de las tareas más difíciles, porque son normales los distanciamientos y las discusiones. Además, todos cometemos errores. ¿Es posible perdonar para poder seguir adelante y ayudar a un ser querido que lo necesita?

El perdón es algo interno, que debe trabajarse de manera individual y que muchas veces es imposible de subsanar. Pero se puede elaborar una tregua, para disminuir el dolor de la familia, y mejorar la calidad de vida del adulto enfermo.

8. No discutir en malos términos, ni dar lugar a que otros lo hagan

Recuerda que la intención no es discutir, sino ser lo más sinceros posibles con lo que está pasando para poder recibir ayuda. Ayuda avisar que haremos una reunión familiar para hablar del tema y no tomar a los demás por sorpresa. 

La situación que estás viviendo no es la ideal, no debemos romantizar aquello que nos cuesta mucho todos lo día y que puede estar quitándonos lentamente nuestra salud, habiendo personas alrededor que pueden darnos una mano.

¿Te han sido de utilidad estos consejos para hablar en familia sobre el cuidado de un adulto mayor? Te deseamos muy buena suerte, y queremos decirte que tu dedicación y entrega es absolutamente inspiradora para nosotros.  

 

 

Lara M. Castillo

Editora, Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Inclusuión, Salud y Bienestar.


Luz marisol

Mi padre tiene 83 años y somos 6 hermanos y obtamos x poner una cuidadora para mi padre q padece deAnsahimer creo q es la mejor obcion ya q de igual forma tuvimos muchos problemas con mis hermanoz yo me los traje a vivir conmigo x 4 años ahora ellos estan en su casa con cuidadora

Lilian

Cierto…cada cual tiene su Vida…y los Cuidadores estamos casi obligados a vivir la vida de nuestros seres queridos enfermos…

Martha Cecilia Villa

Muy intresante sus comentarios yo estoypasando pir una situacion igual, lastima que estemos viviendo una epoca donde solo tiene importancia mi yo, cuando se tratA decuidar un anciones siempre se lo dejana una solapersonaporque los demas tienen sus ocupaciones necesitan descansar y el
No cuidDor no tiene porque estar estrzado ni cansado eso “no es nada” ,yo soy la hija ya mis que me toca no tengo quien me reemplace. Me gustaria que siguieran haciendo comentarios sobre este tema