+13055219440      info@theramart.com

rol familiar cuidado adulto mayor

En el momento de la vejez es cuando más apoyo familiar al adulto mayor se necesita. Ya sea por cuestiones de salud, de equilibrio, de fuerza, o simplemente debido a algunos padecimientos naturales y propios de la edad que impiden realizar ciertas actividades con normalidad.

En algunos casos, el cuidado permanente de un paciente será imprescindible y la familia deberá asumir un rol activo. Cabe destacar que la dependencia no es una necesidad solo de la ancianidad, pues hay tanto jóvenes, adultos y mayores que necesitan de sus familiares y/o de profesionales para poder llevar una vida confortable y digna.

Cuando se presenta la situación de brindar asistencia a un ser querido, las opciones de las familias suelen ser la siguientes: llevarlos a centros de atención especializada como residencias, asilos y geriátricos. Contratar personal a domicilio durante la mayor cantidad de tiempo que le permita el bolsillo, o contar con una residencia ambulatoria de día.

También, un gran porcentaje de familias elige mantener al adulto mayor dependiente en su hogar y atenderlos ellos mismos, de modo permanente o rotativo con otros familiares. Sea cual sea la decisión, es fundamental NO abandonar a los mayores y tratar de estar presentes siempre, al menos desde las decisiones para garantizar su bienestar y hacer cumplir sus derechos.   

Familia y adulto mayor: aceptar los cambios y adaptarnos

cuidado de un familiar postrado

Al comenzar a cuidar de una persona con dependencia los cambios en la vida cotidiana del cuidador serán muchos; ni hablar en su seno familiar, vida social, rutina laboral y en la intimidad de su pareja. Mientras más involucrado se esté en el cuidado diario del niño, adulto o anciano, más grande será el impacto.

En muchas oportunidades, la responsabilidad de cuidado recae en una sola persona del grupo familiar, mientras que las demás tienen un rol poco activo, meramente accesorio o nulo.

El estar pendiente de una persona dependiente suele ser, en la mayoría de los casos, una limitación muy importante para desarrollar la propia vida, y por eso es tan difícil adaptarse y aceptar los cambios. 

Si la relación fue buena antes de la dependencia, es probable que el vínculo del adulto mayor y familia sea más agradable y este pueda adaptarse más fácilmente al seno del nuevo hogar junto a sus hijos, yernos, nueras y nietos, y no surjan reproches ni resentimientos relacionados con épocas pasadas.

El amor, la solidaridad, la paciencia, la empatía y la ética son las emociones que permitirán adaptarnos y aceptar los cambios, y también ponernos en el lugar del otro. Las personas independientes y fuertes que alguna vez conocimos hoy son más frágiles y necesitan de nuestra ayuda y colaboración.

Te dejamos algunos consejos para cuidar de un adulto mayor si decides tomar la responsabilidad:

  • Realizar diagnóstico de sus necesidades

Deberás enumerar y evaluar qué necesidades prioritarias tiene la persona que tienes a cargo y con qué recursos harás frente a esas necesidades. Elabora un plan sobre qué podrá aportar cada miembro de la familia para facilitar el proceso.

  • Cuenta con la colaboración de la familia

Para lograr la paz general y la felicidad del anciano, deberás lograr acuerdos familiares respecto a cuáles serán las responsabilidades de cada miembro. Las discusiones y roces serán algo común, pero llegar a acuerdos para que nadie resigne nada será lo ideal.

  • Contar con profesionales idóneos

La gente adulta suele presentar más de una patología y necesitan de ciertos cuidados específicos de su salud, inclusive cuando parece que todo está bien. Recolecta información, estudios y opiniones para poder prevenir inconvenientes a corto, mediano y largo plazo.

  • Entender cuando el adulto necesite asistencia completa

En el caso de requerir asistencia más completa durante más horas del día, considera la opción de contratar asistencia profesional, incluso pueden hacerlo en tu domicilio. No dudes en consultar con un médico o con la asistencia social.

  • Establecer rutinas

De acuerdo con expertos, es importante establecer horarios para todas las actividades de un adulto mayor, ya sea para baños, comidas, sueño y momentos de relajación y paseos. Una rutina diaria ayuda a los ancianos a sentirse seguros y los motiva a esforzarse más.   

Causas del abandono del adulto mayor

Existen muchas teorías y tesis que hablan sobre la tercera edad, como la etapa de la vida en la que más desahuciada se sentirá una persona, y no solo desde lo emocional sino desde lo social y lo económico.

Si bien son cuestiones culturales, de educación y de creación de valores en los más jóvenes desde la infancia, una de las razones de abandono más comunes es cuando se ha acabado la vida laboral útil. La persona deja de ser productiva en términos económicos transformándose en una potencial carga para su familia. Aquí comienza un periodo conocido como cambio de roles, donde los hijos hipotéticamente deberán hacerse cargo de sus padres.

Todo parece natural y ordenado mientras reine la salud y la independencia del adulto mayor, pero cuando ese factor también empiece a fallar, por ejemplo, por enfermedades, fallecimiento de un cónyuge, entre otros, es cuando podrán comenzar los conflictos y la verdadera toma de decisiones.

La persona con dependencia será acogida en una nueva casa y deberá adaptarse a nuevas reglas, y muchas veces, enfrentarse con personas que son allegadas a la familia que no se sentirán contentas con esta decisión. Hay veces que no se puede conciliar en cuestiones afectivas ni en las necesidades del anciano, y se decide ingresarlo en una residencia.

En algunos casos se puede hablar de abandono parcial, que una persona dependiente sea ingresada en un centro geriátrico no es abandono, siempre y cuando se lo visite regularmente y se garantice el cumplimiento de todos sus derechos y necesidades de parte de la institución. 

Consejos para el cuidado del adulto mayor en cama

Existen algunos aspectos fundamentales para tener en cuenta en caso de cuidar a un adulto postrado. A continuación, te contaremos de qué se trata.

Actividad Funcional: la actividad es indispensable para mantener los músculos, el cerebro y la circulación en movimiento. Se recomienda que el paciente esté activo dentro de sus capacidades.

Cuidado de la Piel: La piel de un anciano en cama está expuesta a escaras, infecciones y quemaduras, por eso hay que brindarles el tratamiento adecuado para prevenirlas.

Alimentación variada: Es un momento importante, una distracción que a su vez le dará energía. Puedes leer este artículo donde encontrarás más información sobre la alimentación bajo estas circunstancias: ¿Cuál es la mejor alimentación para el adulto mayor?

Los pacientes requieren de cuidado las 24 horas del día: Hay que permanecer en constante alerta por pequeñas necesidades de atención. Se deberán establecer turnos para su cuidado para no sufrir estrés y agotamiento. 

Importante: Participación social del adulto mayor

Acompañar, escuchar y brindar cariño a los mayores es fundamental para evitar replegamiento, tristeza, enfermedades psicológicas y mentales que puedan agravar su cuadro.

Es importante no desplazarlos completamente de su vida cotidiana, proponerles nuevos desafíos y entornos sociales, pero también incluirlos siempre en las actividades familiares sin perder el contacto e interesándose por sus inquietudes y aflicciones. 

Todo se trata de un ciclo, en donde en algún momento nos tocará estar en el lugar de vulnerabilidad, y por ello debemos pensar muy bien cuál decisión es la adecuada y qué es lo mejor para las personas que queremos

 

Fuentes:

https://familiados.com/blog/14-consejos-cuidar-una-persona-mayor-casa/

https://www.salud180.com/adultos-mayores/el-abandono-de-personas-ancianas-es-una-violencia

Lara M. Castillo 🌎

Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Salud y Bienestar.