+13055219440      info@theramart.com

Ciática es el nombre que se le da a cualquier dolor resultante de la irritación del nervio ciático. Cualquier cosa que provoque irritación en este nervio ocasiona dolor, el cual va de moderado a severo; por lo general se debe a la compresión de la raíz del nervio en la zona lumbar (baja). A menudo, el término “ciática” se confunde con dolor en la espalda baja. Sin embargo, la ciática no se limita a la parte posterior.

El nervio ciático es el nervio más largo y ancho del cuerpo humano. Va desde la espalda baja, atravesando los glúteos y bajando por las piernas para terminar justo detrás de la rodilla. Este nervio controla varios músculos de la parte inferior de las piernas y hace que esa zona sea sensible al tacto.

La ciática en realidad no es una enfermedad sino más bien un síntoma de otro problema que involucra el nervio ciático.

De acuerdo con el diccionario médico de MediLexicon, ciática significa “Dolor en la espalda baja y cadera que se irradia hacia abajo de la parte posterior del muslo hacia la pierna; inicialmente se atribuía a la disfunción del nervio ciático (de ahí el término), pero ahora se sabe que por lo general se debe a un disco lumbar herniado que comprime la raíz de un nervio, más comúnmente la [5ª vértebra lumbar] o [1 º vértebra sacra] raíz.”

Existen dos tipos de ciática 

  • Ciática aguda (corto-plazo): La ciática aguda no siempre requiere de tratamiento profesional; los síntomas pueden reducirse significativamente con el uso de analgésicos sin receta, como analgésicos, combinados con compresas calientes y frías y ejercicio.
     
  • Ciática crónica (prolongada): La Ciática crónica, por otro lado, puede requerir de terapia física (fisioterapia) la cual puede incluir ejercicios, aplicación de calor y otras técnicas. En raros casos podría necesitarse cirugía.

La ciática aguda pude tardar entre cuatro y ocho semanas, mientras que la crónica persiste por más tiempo.

¿Qué Causa la Ciática?

La ciática es un síntoma común en diferentes problemas médicos, siendo el más frecuente un disco herniado.

La columna vertebral está formada por tres partes:
  • Vértebras (huesos individuales de la columna vertebral que protegen a los nervios)
  • Nervios
  • Discos

Un disco está formado por tejido fuerte y resiente (cartílago), que actúa como colchón entre las vertebras y permite que la espina dorsal sea flexible. Un disco herniado se produce cuando un disco resulta temporalmente desplazado de su posición y ejerce presión sobre el nervio ciático.

 
Otras causas de la ciática incluyen:

  • Estenosis espinal lumbar: Un estrechamiento de la médula espinal (el canal adentro de las vértebras que contiene los nervios) en la espalda baja, que puede comprimir el nervio ciático.
  • Espondilolistesis: Un problema médico que consiste en que el disco se desliza hacia adelante sobre la vértebra que está abajo, oprimiendo el nervio ciático.
  • Los tumores dentro de la columna vertebral pueden comprimir la raíz del nervio ciático.
  • Infección dentro de la columna vertebral.
  • Lesión dentro de la columna vertebral.
  • Síndrome de cauda equina (cola de caballo): Una condición rara pero muy seria que afecta los nervios de la parte baja de la médula espinal; requiere atención médica inmediata. Este síndrome podría causar daños permanentes al sistema nervioso e incluso, provocar parálisis.

En muchos casos de ciática no existe una razón obvia, ya que cualquier cosa que irrite el nervio puede producir dolor de ciática.

Sin embargo, se piensa que cualquier combinación de tensión en músculos, articulaciones y huesos podría conducir a la ciática, lo que explica por qué es más frecuente en pacientes mayores de 40 años.

¿Cuáles son los factores de riesgo ?

  • La edad: Debido al deterioro de los discos, las personas de 30 y 40 años presentan un riesgo mayor de desarrollar ciática.
  • La profesión: Trabajos que implican levantar pesos grandes durante períodos prolongados.
  • Un estilo de vida sedentario: Las personas que se sientan durante largos períodos y carecen de actividad física son más propensas a desarrollar ciática, en comparación con las personas físicamente activas.

¿Cuáles son las señales y síntomas ?

El principal síntoma de la ciática es un dolor punzante en cualquier parte a lo largo del nervio ciático; desde la espalda baja, a lo largo de los glúteos y hacia abajo de la parte de atrás de cada pierna (generalmente sólo una pierna resulta afectada). Este dolor puede ir desde un dolor leve a un dolor agudo o un malestar intenso, y puede ser agravado al sentarse por períodos largos.

Otros síntomas comunes de la ciática son:

  • Falta de sensibilidad en la pierna, a lo largo del nervio; ocasionalmente este entumecimiento se presenta acompañado de dolor en otra parte de la pierna.
  • Sensación de hormigueo en los pies y dedos del pie.

¿Cómo se diagnostica ?

Si los síntomas de la ciática son moderados y no duran más de 4 a 8 semanas, usted probablemente está padeciendo de lo que se conoce como ciática aguda y probablemente no necesitará atención médica pues este problema se solventa por sí solo.

Los doctores también le pedirán que usted haga ciertos ejercicios básicos (centrándose en las piernas) para estirar el nervio ciático.

Un dolor punzante en la pierna mientras que se realizan estos ejercicios es generalmente un indicio de ciática.

Si el dolor persiste durante más de cuatro a ocho semanas, puede ser necesario realizar estudios por imágenes tales como rayos X y/o Resonancia Magnética para ayudar a identificar qué es lo que comprime el nervio ciático y causa los síntomas.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento ?

La mayoría de los casos de ciática aguda responden bien a las medidas de cuidados personales, las cuales pueden incluir:

  • Analgésicos que no necesitan receta: Alivian los síntomas de dolor. Las medicinas anti-inflamatorias no-esteroides, tales como el ibuprofeno, son recomendables. Para uso prolongado se recomienda acetaminofeno (Tylenol, paracetamol). No todos los analgésicos son convenientes para todos los pacientes; asegúrese de revisar las opciones con su médico.
  • Ejercicios como caminar o estiramientos ligeros.
  • Compresas frías y calientes: Ayudan a reducir el dolor. Por lo general, ayuda más cuando se alternan calientes y frías.


Los tratamientos para la ciática crónica por lo general requieren de una combinación de cuidados personales y tratamiento médico.

  • Analgésicos contra el dolor que requieren receta: Ametriptilina, gabapentina, codeína (analgésico suave con un componente opiáceo), los cuales son frecuentemente prescritos junto al paracetamol, y si los síntomas de ciática fuesen muy severos, con diazepan.
  • Terapia física: Le puede enseñar ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda y mejorar la flexibilidad, así como para evitar la tensión en la espalda.
  • Tratamientos quiroprácticos: Pueden lograr que la espina dorsal se coloque en la posición adecuada, para aliviar la presión en los nervios, y como resultado aliviar el dolor.
  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): Ayuda a manejar el dolor crónico al entrenar al paciente a reaccionar a su dolor de una forma diferente.
  • Cirugía podría ser la opción adecuada en aquellos casos en los que ningún tratamiento ha ayudado y los síntomas más bien se han intensificado.

    Algunas opciones incluyen:
     
  • Laminecectomia Lumbar: Consiste en ensanchar el cordón espinal en la espalda baja para reducir la presión sobre los nervios.
  • Disectomia:  Remover parcial o totalmente el disco herniado.

Dependiendo de la causa de la condición de la ciática, un cirujano deberá estudiar e informar al paciente acerca de los riesgos y beneficios de la cirugía, así como sugerir la mejor opción.

¿Cómo se puede prevenir la ciática?

Existen varios cambios en el estilo de vida que podrían reducir las probabilidades , los cuales incluyen:
 

  • Ejercitarse con regularidad: Enfocarse en fortalecer los músculos (del abdomen y la espalda baja) esto es necesario también para la buena postura.
  • Mantener una buena postura: Pararse correctamente y sentarse erguido, levantar objetos en la forma correcta y seleccionar un colchón y una almohada que le den un buen soporte a la columna.