+13055219440      info@theramart.com

La palabra quiropráctica se deriva del griego y significa “ejecutar con las manos”. Esto se debe a que el elemento más importante en el tratamiento de un quiropráctico es el movimiento manual que realiza en las articulaciones y músculos del cuerpo.

Hemos llegado a conocer por medio de las pinturas del antiguo Egipto y de Grecia que el tratamiento que ahora llamamos quiropráctica se utilizó miles de años atrás. Sin embargo, la quiropráctica moderna no fue fundada hasta 1895 por el señor Daniel David Palmer en los Estados Unidos.

Actualmente, a los quiroprácticos se les educa especialmente en el tratamiento de las articulaciones y músculos del cuerpo utilizando sus manos. Desde junio del 2000, el término “quiropráctico” se encuentra protegido por la ley en países como Estados Unidos y todo aquel que diga ser quiropráctico deberá estar en el registro del Consejo General de Quiroprácticos, quien a la vez puede proporcionar datos de otros profesionales registrados. El título, “Dr.” para un quiropráctico sólo se debe simplemente a un título de cortesía y no debería implicar una clasificación médica.
 

¿Qué sucede cuando usted recurre a un quiropráctico?

Antes de comenzar el tratamiento, el paciente deberá someterse a una examinación cuidadosa , con el propósito de diagnosticar el problema y decidir si puede ser tratado por el quiropráctico. El quiropráctico entonces planteará una serie de preguntas para obtener un panorama preciso del problema del paciente, como por ejemplo sus condiciones laborales, enfermedades que ha padecido, operaciones, medicamentos que toma, así como preguntas generales acerca de su estilo de vida.

Antes de la exanimación se le pedirá al paciente que se desvista para que el quiropráctico pueda observar todo su cuerpo. Usualmente se registrará la presión arterial y el pulso .El problema del paciente se examinará con detalle por medio de exámenes ortopédicos (huesos) y neurológicos (nervios) y chequeos para verificar el funcionamiento de las articulaciones y músculos del paciente.

Los exámenes de Rayos X podrían ser necesarios para examinar la parte del cuerpo en donde el paciente experimenta problemas.El uso de Rayos X no debería ser rutinario ya que el nivel de radiación es considerable. Un buen quiropráctico no deberá insistir en el uso de exámenes de la columna por medio de rayos X , ya que cada rayo X emitido en la espalda baja equivale a un año de exposición a la radiación de la atmósfera y por esta razón se evita en el uso de la medicina convencional.
 

¿A qué se refiere un tratamiento quiropráctico?

El tratamiento con un quiropráctico por lo general no provoca dolor, y contrario a las creencias populares, es completamente normal y carece del drama con el que generalmente se asocia. Ese son algunos tipos de tratamientos quiropráticos:

Tratamiento de Manipulación 

La manipulación es la técnica más importante del quiropráctico. Con las manos, el quiropráctico mueve una articulación levemente más lejos de lo que podría hacerlo el paciente por sí mismo.El vacío que existe entre las articulaciones en el cuerpo se supera y se crean burbujas de aire producidas en el líquido sinovial que se encuentra entre cada articulación. Estas burbujas pueden causar ese sonido “como un tronar” que a menudo acompaña la manipulación de la articulación.Este sonido no es provocado por el roce de los huesos o por algo que está sufriendo una rasgadura. El propósito del tratamiento es normalizar las funciones de las articulaciones y de los músculos, así como para aliviar y quitar el dolor. Se tomarán las medidas necesarias en los casos de pacientes con un historial de rigidez en la nuca, inestabilidad en las articulaciones, o que padezcan de enfermedades como la osteoporosis o la artritis ósea.


Tratamiento de los tejidos blandos

El quiropráctico también trata los problemas a nivel de tejidos blandos -músculos y tendones. Esto se realiza a través de diferentes masajes y estiramientos.


Entrenamiento

Una parte importante del tratamiento quiropráctico es enseñar al paciente cómo cuidar su cuerpo y por eso al paciente se le pueden programar ejercicios para realizar en casa.Estudios recientes demuestran que un entrenamiento especial bajo supervisión de un personal profesional es de mucho valor para los pacientes con dolores persistentes de espalda y cuello.Este tipo de entrenamiento ahora forma parte de lo que los quiroprácticos ofrecen.

Prevención

Una vez que el problema ha sido resuelto, es importante prevenir estos problemas en el futuro. El quiropráctico hablará con el paciente para identificar cualquier tensión a la que su cuerpo podría estar expuesto debido a actividades en el trabajo, en casa o al realizar algún deporte.La compra de artículos de ayuda y de apoyo como cojines terapéuticos y almohadas ortopédicas son también muy importantes para la prevención y para el periodo posterior al tratamiento quiropráctico.

¿Qué es lo que el quiropráctico trata?

La mayoría de las personas consulta al quiropráctico debido a dolores en el cuello y espalda. No obstante, el mal funcionamiento de los músculos y articulaciones podría causar otros síntomas como dolores de cabeza por tensión, ciática y dolores de piernas, pecho o estómago. El mal funcionamiento de las articulaciones y de los músculos también puede causar dolor en otras áreas además de aquella en donde se concentra el dolor, lo que se conoce como dolores reflejo. El quiropráctico también trata ese tipo de dolor que puede afectar áreas como hombros, codos, caderas, rodillas y pies.