+13055219440      info@theramart.com

dolor de coxis

Hay dolores con los que convivimos y que naturalizamos creyendo que son algo normal producto de la edad, de un esfuerzo o de un mal movimiento.

Sin embargo, hay algunas dolencias que son crónicas y que tienen una razón de ser y un tratamiento para aliviarlas, como en el caso del dolor en el hueso de la cola, o más específicamente, en la zona del coxis.

También conocido como cóccix, o vulgarmente llamado rabadilla, este hueso es el último de la espalda y está conectado a la columna por ligamentos y articulaciones. Es de morfología triangular y tiene un tamaño de 3 a 4 centímetros.

Esta molestia, que es notoria incluso en posición de sentado pues empeora con la presión, muchas veces puede confundirse con lesiones en la zona lumbar, pero, la realidad es que solo en el 65% de los casos se debe a un golpe. A continuación, te contamos sobre los síntomas, las causas y los tratamientos para esta aliviar dolencia, que puede ser más común de lo que crees. 

dolor en el coxis

Síntomas del Dolor en el Coxis

En medicina, el dolor en el coxis también se denomina coxigodinia o coccidina, y se trata de una inflamación muy dolosa producida por una distención o desgarro en los ligamentos que unen el coxis con el sacro

  • Uno de los síntomas más comunes es que es insoportablemente molesto sentarse o colocarse en ciertas posiciones. Además, el dolor incrementa si se ejerce presión sobre la zona. En algunos casos los pacientes suelen utilizar cojines para que amortigüen el contacto de la parte baja de su espalda con una superficie dura y así aliviar el malestar.
  • La mayoría de las veces cuando hemos sufrido un traumatismo al caer sentados es posible percibir como que la molestia es lumbar o de la cadera y no de la zona de la rabadilla. Esto sucede por la cantidad de terminales nerviosas con las que tiene contacto este pequeño hueso y que podría generar un mecanismo de reflejo.
  • Sentir dolor en el sacro al sentarse si se es una persona muy sedentaria, también un síntoma muy común. Afortunadamente, este tipo de dolencias tiene una recuperación más rápida y exitosa que en los casos en los que el coxis ha tenido un golpe fuerte o una distención.
  • Pueden aparecer puntadas o pulsaciones fuertes tras permanecer mucho tiempo acostados o de pie. 
  • Puede causar dolor al defecar o al mantener relaciones sexuales.

¿Por qué Duele el Coxis? Estas son las Causas

  • Una caída de espaldas o sentados, sobre un piso de tierra, cemento o hielo, puede producir un golpe en el coxis que no solo cause una molestia persistente sino también una lesión importante que tarde mucho en sanar, e incluso, que nos acompañe el resto de nuestra vida.
  • Un parto vaginal puede dejar secuelas en el sacro tras un desplazamiento hacia afuera desmedido cuando la cabeza del bebé pasa por el canal al ser expulsado. Por eso es frecuente escuchar que el dolor de coxis, debido a su anatomía, es más común entre las mujeres que en los hombres.
  • Realizar repeticiones de ejercicios de manera inadecuada también puede ocasionar coccidina al generar demasiada presión sobre el final de la columna vertebral y sus terminales nerviosas.
  • Montar a caballo y hacer deportes en bicicleta podrían ser otras de las causas más comunes de la visita al doctor por pulsaciones incómodas en el coxis.
  • En pacientes con sobrepeso es muy frecuente la existencia de este tipo de dolencia. La estadística demuestra que son tres veces más propensos que las personas con un peso adecuado a su índice de masa corporal.
  • En ocasiones también se lo conoce como “dolor sin golpe”, y su nombre se debe a que no hay causas específicas por los cuales se desarrollaría esta molestia. Los pacientes visitan al médico sin entender claramente qué es lo que estaría fallando en su salud, y hacer un tratamiento preventivo sin conocer las causas de origen.

Tratamiento del Dolor en el Coxis

Luego de una lesión o de un fuerte dolor en la rabadilla, inicialmente lo más recomendable es visitar a un médico para que pueda elaborar un diagnóstico certero. Entre los consejos más frecuentes bridados por los profesionales, se hallan: 

  • Suspender actividades físicas que puedan perjudicar aún más nuestra zona coxal.
  • Guardar reposo con la aparición de los primeros síntomas.
  • Evitar la inflamación e hinchazón aplicando frío o calor en el sector adolorido.
  • Prestar atención a protuberancias y a la aparición de algún bulto en el coxis.
  • Utilizar un cojín terapéutico para aliviar el dolor y la presión, como el Cojín Therashape, de Theramart, ideal para este tipo de dolencias por su estructura ergonómica y porque permite tener una postura ideal a lo largo de todo el día.
  • Consumir analgésicos de venta libre con previa consulta profesional. 
  • Evitar el estreñimiento sumando fibras a nuestra alimentación.

Si la coxigodinia persiste varios días después y no se nota ningún avance ni recuperación, existen varias terapias que pueden realizarse bajo prescripción y supervisión médica.

  • Fisioterapia:Mediante ejercicios guiados de relajación y respiración es posible disminuir todos los síntomas focalizados en la pelvis.
  • Manipulación de los músculos del coxis: Se masajean todos aquellos músculos que están adheridos al coxis para aliviar el dolor. Este tipo de terapia se aplica ingresando al cuerpo a través del recto.
  • Uso de analgésicos y medicamentos: Además de la aplicación de inyecciones con anestésicos, algunos medicamentos antidepresivos y antiepilépticos pueden mejorar considerablemente el malestar. 
  • Cirugía: Si la lesión es muy grave y la dolencia llega a niveles intolerables para el paciente, es posible realizar una coxigectomía y extirpar quirúrgicamente el hueso. Esta terapia se aplica cuando todos los demás tratamientos no han dado resultados.

¿Cuánto tiempo dura?

Un traumatismo en esta área del cuerpo puede tardar mucho en aliviarse o sanar. El tiempo de recuperación dependerá de su gravedad y de los tratamientos que se lleven adelante para su rehabilitación.

Si se ha sufrido de una fractura, la soldadura del hueso podrá demorarse entre 8 y 12 semanas. Pero si la lesión es solo un hematoma, entonces la curación llevará aproximadamente 4 semanas. Será importante seguir los consejos para que toda la zona comprometida pueda rehabilitarse exitosamente y no dejar secuelas ni sufrir de recaídas.

Cuidar de nuestro cuerpo manteniendo una buena postura, alimentación, descanso y ejercicios; además de reconocer síntomas cuando apenas notamos algo extraño en nuestra salud, podría prevenir dolencias graves y enfermedades degenerativas. Ante cualquier duda consulte con un profesional.

 

Lara M. Castillo 🌎

Redactora, Guionista y Periodista Digital enfocada en temas de Vida y Estilo, Tendencias, Salud y Bienestar.