+13055219440      info@theramart.com

La palabra viene del  griego, “articulación” y latin “inflamación”.La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (US National Library of Medicine) establece que si usted tiene dificultad para moverse o siente dolor y rigidez en el cuerpo, podría padecer de artritis. En la mayoría de los casos, la artritis provoca dolor e hinchazón en las articulaciones.

La artritis no es una única enfermedad – es un término que cubre más de cien condiciones médicas. La Osteoartritis (OA) es la forma más común de artritis y generalmente afecta a los pacientes de la tercera edad. Sin embargo, algunas formas de artritis pueden afectar a las personas más jóvenes.


¿Qué causa la artritis?

Para poder comprender mejor lo que sucede cuando una persona sufre de alguna forma de artritis, veamos cómo funciona una articulación.



 

Básicamente, una articulación es donde un hueso se mueve sobre otro hueso y los ligamentos mantienen a los dos huesos juntos, actuando como bandas elásticas. Mientras mantienen a los huesos en su lugar, los músculos se relajan o se contraen para hacer que la articulación se mueva.

El cartílago que cubre la superficie del hueso evita que haya fricción directa entre los huesos y el recubrimiento del cartílago permite que la articulación trabaje suavemente y sin dolor. Una cápsula rodea la articulación y  el espacio en la articulación – la cavidad articular- tiene un fluido que nutre la articulación y el cartílago.

Si usted padece de artritis, es porque hay una falla en el funcionamiento de las articulaciones y a depender del tipo de artritis que usted tenga es posible que el cartílago se esté desgastando por una falta de líquido, una posible autoinmunidad (el cuerpo se ataca a sí mismo), una infección o una combinación de muchos factores.

Los tipos más comunes de artritis se dan a causa de una combinación de varios factores que trabajan en conjunto. Los siguientes factores pueden contribuir a un riesgo más alto de artritis:

  • Su conformación genética.
  • Un trabajo físicamente demandante, especialmente si involucra movimientos repetitivos.
  • Una herida previa.
  • Algunas infecciones o reacciones alérgicas pueden provocar artritis de corto plazo. Cuando la causa es una infección, se conoce como “artritis reactiva.”
  • Para muchas personas, ciertas comidas pueden provocar síntomas de artritis o empeorar los síntomas existentes.
  • Obesidad, la cual ocasiona una carga adicional sobre las articulaciones.
  • La artritis también puede darse a causa de una enfermedad autoinmune.

Tipos de artritis

A continuación se encuentra una descripción de algunos tipos comunes, junto con sus causas:

  • Osteoartritis: el cartílago pierde su elasticidad. Si el cartílago está rígido es más probable que sufra daño, ya que el actúa como un absorbe-impactos. A medida que el cartílago se daña, los tendones y los ligamentos se estiran, provocando dolor. Eventualmente, los huesos se rozan unos contra otros causando un dolor severo.
  • Artritis reumatoide – esta es una forma inflamatoria de artritis. La membrana sinovial (synovium) es atacada, resultando en hinchazón y dolor. Si no se recibe tratamiento, la artritis puede conllevar a deformidades.La artritis reumatoide es significativamente más común en mujeres que en hombres y generalmente ataca cuando el paciente se encuentra entre los 40 y 60 años. Sin embargo, los niños y las personas mucho mayores también pueden verse afectados.
  • Artritis infecciosa (artritis séptica) – una infección en el fluido sinovial y los tejidos de una articulación. Usualmente se debe a una bacteria, pero también podría ser provocada por hongos o virus.

¿Cuáles son los síntomas de la artritis?

Los síntomas de la artritis dependen del tipo, por ejemplo:

  • Osteoartritis – Los síntomas se desarrollan lentamente y empeoran a medida que transcurre el tiempo. Hay dolor en una articulación, ya sea durante o después del uso, o después de un período de inactividad. Hay hipersensibilidad al momento de aplicar presión sobre la articulación, que se pone rígida, especialmente durante la mañana.
  • Artritis reumatoide – El paciente a menudo observa que las mismas articulaciones en cada lado del cuerpo se encuentran dolorosamente hinchadas, inflamadas y rígidas. Los dedos, brazos, piernas y muñecas se ven más comúnmente afectados.
  • Artritis infecciosa – El paciente tiene fiebre, inflamación e hinchazón en las articulaciones. Sentirá sensibilidad y/o dolor agudo. A menudo, estos síntomas están vinculados a una lesión u otra enfermedad.

 

Terapia física y terapia ocupacional para la artritis

La terapia física y la terapia ocupacional ayudan a mantener la movilidad de las articulaciones y el rango de movimiento. La cantidad y el tipo de terapia necesaria dependerá de muchos factores, tales como la severidad y el tipo de artritis , la edad y el estado general de salud del paciente.

Las personas con artritis a menudo evitarán mover la articulación afectada a causa del dolor. Un terapeuta físico puede ayudar al paciente a reducir la rigidez de las articulaciones sin dañarlas y con eso realizar actividad fisica diaria y con un buen rango de movimiento. Esto puede involucrar la construcción de fuerza en los músculos que rodean la articulación afectada , ya que músculos más fuertes ayudan a estabilizar la articulación debilitada. También se le enseñará la mejor manera de moverse de una posición a otra, y aprenderá a utilizar ayudas para caminar tales como muletas, bastón o andador.

La terapia ocupacional puede enseñar el paciente a reducir la carga sobre sus articulaciones a medida que realiza sus actividades diarias. El terapeuta ocupacional puede ayudar el paciente a modificar su hogar y su lugar de trabajo de modo que sus movimientos no agraven su artritis. Es posible que necesite una tablilla para sus manos o muñecas, así como ayudas para vestirse, limpiar la casa, realizar las actividades del trabajo, manejar y lavarse/bañarse.

Es muy importante también que el paciente sepa cómo y cuándo descansar , ya que el reposo es crucial para tratar la inflamación y el dolor, especialmente cuando muchas articulaciones se ven afectadas . Reposar las articulaciones individuales también es de mucha ayuda – unas tablillas hechas a la medida pueden utilizarse para descansar y apoyar las articulaciones afectadas.

El dolor local puede aliviarse con compresas de hielo o almohadillas térmicas. Los ultrasonidos y las compresas calientes proveen un alivio al dolor localizado y relaja los espasmos musculares alrededor de la articulación afectada. Es posible que un baño/una ducha caliente haga más fácil hacer ejercicios después.

La actividad física puede mejorar los síntomas de la artritis – los doctores advierten que la inactividad podría dañar la salud de la mayoría de pacientes con artritis o con algún tipo de enfermedad reumática, una vez que los músculos se debilitan sin ejercicio, las articulaciones se vuelven más rígidas y la tolerancia al dolor del paciente disminuye.

Los pacientes con artritis que se encuentran físicamente activos generalmente gozan de una mejor salud, son más felices, viven más tiempo, experimentan mejoras en el dolor, en las horas de sueño, en el funcionamiento del día a día y en los niveles generales de energía.