Soluciones para la brecha tecnológica de la tercera edad: Webinar junto a ACOGER

 

“Queremos resignificar la idea de los centros para adultos mayores. Como instituciones, tenemos que hacer ese llamado: brindar no sólo un servicio, sino una experiencia, que la persona disfrute de ella”.

Así lo comentó Juan David Holguín, integrante de ACOGER Comunidad Gerontológica, una organización enfocada en conectar a profesionales, empresas, instituciones, voluntarios y familias en beneficio de los adultos mayores.

Lo anterior formó parte de ‘La Transformación digital para la vida de los adultos mayores’, un webinar organizado por Theramart y ACOGER, en el que también participaron Catalina Zapata y Juan Camilo Álvarez, también miembros de esta organización.

Durante la ponencia, se tocaron temas como la rápida evolución tecnológica y la consecuente ‘brecha digital’, las residencias para ancianos y si las personas considerarían llevar ahí a algún ser querido, y cómo se han experimentado algunos cambios en la mentalidad sobre estos temas.

 

¿A qué le llamamos ‘brecha digital’ entre los jóvenes y los adultos mayores?

Durante su participación, el colombiano Juan David Holguín habló sobre la rápida evolución de la tecnología y los cambios que eso ha generado a nivel mundial. “Siempre que hablamos de evolución hablamos de brecha”, refirió.

Para hablar de la rapidez en que avanza la tecnología, comparó los teléfonos con marcación de disco, los dispositivos radiolocalizadores de mensajes (comúnmente llamados ‘beeper’) y las computadoras de la década de 1980.

“Esos tres elementos se juntaron y hoy los tenemos en una sola herramienta. Nuestro celular absorbió eso y más cosas”.

También aseguró que el consumo de las personas se ha transformado en la era digital, pues ahora vía Internet pueden hacerse compras, ver series, enviar mensajes, trabajar o establecer comunicación con otras personas.

El estigma con el que cargan los centros de asistencia

A su vez, Juan David aprovechó para hablar de los centros de asistencia para adultos mayores. Comentó que, en la organización donde labora, suelen preguntar a quienes los consultan si vivirían o llevarían a sus padres o abuelos a una residencia u hogar gerontogeriátrico.

 “A algunos les da miedo hablar de este tema porque tenemos satanizado este tema de centros para adultos mayores porque tenemos esta idea de que allá los dejamos y entonces hay un abandono”.

Sin embargo, es justo contra ese estigma que están trabajando. “Las personas están buscando espacios para no estar solos. Hay una disrupción de este sector, porque ya no sólo compramos productos y servicios. Hoy lo que hacemos y consumimos son experiencias”, resaltó.

Durante su participación, Holguín también mostró casos de éxito relacionados con centros de asistencia. Por ejemplo, en Londres existen centros de cuidado intergeneracional, donde niños y ancianos se cuidan mutuamente. Otro ejemplo son las academias para adultos mayores, donde los ayudan a saber cómo envejecer, así como clubes y comunidades que ofrecen, además de vivienda, asistencia en servicios.

“Hoy no competimos de un hogar a otro, sino que estamos compitiendo con el que mejor presente un servicio o un producto y ¿cómo se resume eso? En una buena experiencia, que nuestro ser querido se sienta cómodo en ese lugar”, recalcó.

Resignificando el prejuicio sobre los hogares de ancianos 

Con el objetivo de resignificar la percepción que suele tenerse sobre los centros de asistencia, Juan David habló de las ventajas que ofrecen estos sitios. Por ejemplo, las personas conviven con personas de la misma edad.

“Compartir con un par es mucho más efectivo”, comentó.

También dijo que estos lugares cuentan con el acompañamiento y la supervisión de personal calificado, que hay múltiples servicios de atención integral y que se promueve la máxima autonomía de las personas.

“Las instituciones no dejan de ser un negocio y necesitan tener a su cliente y sus familiares totalmente contentos y vitales”, agregó.

Por último, habló sobre los cambios de mentalidad que se han ido dando este sentido. “Pero no sólo de la sociedad, sino también de los adultos mayores, a pesar de las limitaciones que nos da ese proceso natural de la vida. Quien debe cambiar esa mentalidad también es el adulto mayor. Es un tema de actitud y mentalidad”.

Dos casos reales de un cambio de mentalidad en esta nueva era 

El experto compartió dos ejemplos: Uno es el de Concha García Zaera, conocida en las redes sociales como @conchagzaera, una española de 90 años quien suele pintar con el programa digital Paint y comparte sus trabajos en Instagram, donde tiene 291 mil seguidores. “Hoy la siguen muchas personas porque queremos ver lo que nos puede aportar desde ahí”.

Otro ejemplo es Isabella Dryden, una mujer canadiense de 99 años y quien se desempeña como profesora de computación. “Hoy es ella la que le enseña a muchas personas; y no sólo inglés y lengua, sino también tecnología. Es el claro ejemplo de que el cambio se puede”.

El experto cerró su participación retomando el tema de la brecha digital y de cómo puede darse un acceso justo y equitativo a una conectividad digital.

“La respuesta a esta pregunta todavía es muy compleja. Pero sí podríamos ahondar en la brecha, la diferencia entre quiénes pueden acceder y usar Internet. Debería ser un derecho, todos debemos acceder a ella. Debemos ofrecer a nuestros adultos mayores la forma de acceder, de conectarse y de disfrutar de eso”, finalizó.

Abraham Monterrosas Vigueras

Psicólogo clinico y periodista digital enfocado en temas de desarrollo humano, estilo de vida, tendencias y bienestar