Reflexología podal para aliviar la ansiedad, el estrés y reducir dolor


El cuerpo humano es una maquinaria tan perfecta y armónica que incluso muchas de sus alternativas de solución podrían encontrarse ahí mismo. ¿Imaginarías que una posible herramienta de intervención a problemas como el estrés o la ansiedad podría estar en los pies? De eso va la reflexología podal.

La reflexología podal es mucho más que un simple masaje en los pies. Incluso, se le considera una técnica milenaria.

Según registros, hace más de 5 mil años, en India, Egipto y China ya se conocía sobre tratamientos enfocados en puntos de presión. A continuación, te mostramos qué es la reflexología, sus beneficios, la opinión de expertos y los estudios científicos que se han realizado para comprobar su efectividad.

¿En qué consiste la reflexología?

La reflexología es la aplicación de presión en las áreas de los pies o incluso las manos. Suele aplicarse de manera relajante y sería capaz de ayudar a aliviar el estrés.

Se cree que algunas áreas del pie tienen una relación con otros órganos y sistemas del cuerpo. Por ende, la presión aplicada ayudaría al área correspondiente del cuerpo.

Por lo tanto, es un tratamiento complementario a considerar para quienes buscan sanar algunos síntomas de ciertas enfermedades, mediante estrategias alejadas de la medicina tradicional. Se basa en manipular y ejercer presión en zonas clave del pie.

Se cree que esta técnica favorece la relajación física y mental y, por lo tanto, una mejor respuesta ante el estrés. Al favorecer un descanso más adecuado, también serviría en casos de insomnio y la persona tendría mucha más energía durante el día.

La importancia de los pies para la sanación del resto del cuerpo

Los músculos del cuerpo nos permiten diversas funciones de movimiento y precisión. Tan sólo en los pies, tenemos 40 músculos y más de 200 ligamentos, desarrollados y optimizados a partir de la evolución y los cuales cumplen funciones básicas para la vida diaria.

La piel del pie es gruesa y resistente, mientras que bajo el talón hay un cojín de grasa especializada, listo para amortiguar y distribuir el peso del cuerpo. Sin duda, una obra maestra de la ingeniería natural.

Los pies cumplen una amplia y compleja red de tareas:

  • Soporta el peso.
  • Movimiento en general.
  • Caminar y subir y bajar escaleras.
  • Compensar los desequilibrios.
  • Mantener una postura correcta.

Por todo lo anterior, los pies son una de las zonas del cuerpo donde más se resienten los problemas musculares asociados a situaciones de estrés y ansiedad.

De esta manera, algunas enfermedades en el pie serían la consecuencia de un trastorno emocional, lo cual les provocaría dificultades en la postura y el movimiento.

Como puede verse, los pies cumplen una función vital en el ser humano. Después de todo, son los encargados de llevarnos a donde deseemos y soportan nuestro peso en cualquier lugar.

Beneficios de la reflexología podal o acupresión 

Los reflexólogos consideran que esta disciplina tiene un poder sanador. “Los seres humanos, independientemente de nuestra edad, necesitamos eliminar los desechos que se acumulan en nuestro organismo, como los derivados del estrés del día a día, los medicamentos, alcohol, café o tabaco”.

Así lo dio a conocer Isabel P. Broncano, directora y terapeuta de Ranvvai, centro de reflexología podal y escuela de formación para nuevos reflexólogos en España. A decir de la experta, la reflexología ofrece los siguientes beneficios:

  • Calmar el estrés y la ansiedad.
  • Fortalecer el sistema inmunológico.
  • Activar la circulación sanguínea.
  • Aliviar el dolor, especialmente de espalda, cuello, cabeza, oídos y muelas.
  • Reducir el insomnio y mejorar la calidad del sueño.
  • Favorecer mecanismos de depuración.
  • Ayudar a eliminar toxinas del organismo.
  • Equilibrar el sistema nervioso central y periférico.

“Por todo ello, es una terapia muy efectiva como tratamiento complementario de cualquier tratamiento médico, y como terapia natural preventiva de enfermedades”, indica.

Por su poder relajante, agrega, la reflexología está indicada para las personas que sufren estrés, depresión, apatía y tensiones físicas y psicológicas.

Estudios científicos han demostrado la efectividad de la reflexología

La Clínica Mayo, una de las instituciones médicas más respetadas del mundo, ha hablado abiertamente sobre la reflexología podal y sus bondades.

“Varios estudios indican que la reflexología puede reducir el dolor y los síntomas psicológicos, como el estrés y la ansiedad, y aumentar la relajación y el sueño”, indica la institución.

Y agrega otra de sus bondades: “Dado que la reflexología también es de bajo riesgo, puede ser una opción razonable si buscas relajación y alivio del estrés”.

Del mismo modo, la ciencia ha documentado una amplia cantidad de casos en los cuales la reflexología resultó ser una alternativa efectiva y, sobre todo, segura. Aquí algunos ejemplos:

En personas con diabetes mellitus tipo 2

Un estudio en 2015 realizado por la Universidade Federal de Alfenas en Brasil evaluó el efecto de la reflexología podal en los pies de personas con diabetes mellitus tipo 2. Un grupo de 21 pacientes se sometió a un tratamiento de 12 sesiones, en comparación con otro grupo de 24 individuos, a quienes sólo se les proporcionó información sobre autocuidado de los pies.

“La reflexología podal presentó un efecto benéfico sobre el comprometimiento de los pies de personas con diabetes mellitus tipo 2, lo que la torna una terapia viable que merece inversiones”, concluyó la investigación.

En casos de artrosis cervical

En 2017, el Hospital Clinicoquirúrgico Docente ‘Dr. Joaquín Castillo Duany’ y la Universidad de Ciencias Médicas en Santiago de Cuba documentaron la efectividad de la reflexología podal en pacientes con artrosis cervical en 118 pacientes.

“Se concluyó que esta terapia garantiza una mejoría significativa de los síntomas. De ahí su elevada efectividad, sin consumo excesivo de tiempo”, indicó el estudio.

Para esclerosis múltiple

La Universidad de Jaén, en España, quiso encontrar evidencia sobre la efectividad de la reflexología podal y del yoga como tratamiento paliativo en pacientes con esclerosis múltiple, en 2016.

Realizaron una búsqueda bibliográfica en tres bases de datos y casos de pacientes y concluyeron lo siguiente: “Hay evidencia moderada de que ambos tratamientos son efectivos en el tratamiento de la sintomatología de pacientes con esclerosis múltiple”.

Para diseño de calzado

¿Sabías que están intentando hacer que la reflexología podal ya esté integrada en los zapatos? En 2011, la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá analizó una propuesta de colección de calzado femenino. En el diseño de su plantilla, se vinculan aspectos de la reflexología podal, por medio de estímulos terapéuticos logrados con diferentes tipos de presión no constante.

De este modo, las mujeres que hagan uso de estos zapatos podrían realizarse un masaje que estimule zonas reflejas en la planta de sus pies. Así, podría disminuir la percepción de estrés y aliviar diversos efectos secundarios: dolores musculares (que abarcan la región del cuello, la parte alta de la espalda, la región lumbar), dolores de cabeza, sensación de agotamiento, cansancio físico constante, falta de concentración, dispersión mental e irritabilidad. Todo esto afecta directamente su equilibrio, bienestar y salud.

¿Cómo es una sesión de reflexología?

Para Isabel Broncano, la sanación de quien acude con un reflexólogo comienza al primer contacto. “Desde el mismo momento en el que el experto coloca sus manos en los pies de la persona, ésta comienza a sentirse relajada. Al terminar la sesión, el paciente se siente más liviano, con fuerzas renovadas para afrontar el día y en un estado de gran tranquilidad”.

El tratamiento, señala, activa las endorfinas y las ondas cerebrales conectadas con los neurotransmisores del placer y el bienestar.

“Se hace en los pies y se busca la máxima comodidad tanto para el cliente como para el profesional. Para ello, lo primero que haremos será aplicar una pequeña cantidad de aceite vegetal para calentarnos las manos y, posteriormente, masajear los pies de la persona que vamos a tratar. De esta manera, la manipulación de la zona es mucho más fácil y efectiva”, indica la especialista.

Se comienza por los tobillos y termina en las puntas de los dedos y viceversa. Esto favorece la relajación y estimula la circulación sanguínea. “El siguiente paso es sujetar el pie que estemos tratando y, con la ayuda del pulgar, iremos movilizando mediante presiones con las técnicas reflexológicas de digitopresión, por toda la zona plantar, el borde externo, todo el dorso y el borde interno del pie”.

La periodicidad de las sesiones dependerá del objetivo, el malestar a sanar y la disposición del paciente. Podría ser una vez al mes, cada 15 días, una vez por semana o incluso dos, según el problema.

La presión inicial suele ser ligera, para luego ir adaptándola a las necesidades del paciente y el tipo de tratamiento, el problema a resolver, el ritmo y la velocidad. También se incluyen ejercicios de calentamiento y desbloqueo.

Según indica la Clínica Mayo, los reflexólogos usan tablas de pies para guiarlos a medida que aplican presión en áreas específicas. De hecho, es una disciplina que a veces se combina con otras terapias prácticas y la pueden ofrecer quiroprácticos y fisioterapeutas, entre otros.

¿En qué casos NO se recomienda la reflexología podal?

  • En problemas psiquiátricos graves sin tratamiento, como depresión severa, trastorno bipolar o esquizofrenia, entre otros.
  • En problemas circulatorios, del corazón o del cerebro.
  • En caso de enfermedad infecciosa aguda.
  • Al recién haberse implantado ya sea marcapasos, lente intraocular o trasplante de órganos.
  • En mujeres embarazadas que estén teniendo un embarazo de riesgo y le hayan recomendado reposo.
  • En infecciones de los pies como: hongos, pie de atleta, papilomas, así como traumatismos, heridas o hematomas en la zona.

Reflexología podal, una alternativa efectiva de sanación

Algunos dolores del cuerpo podrían estar directamente conectados con otras zonas. Un ejemplo son los pies, los cuales al manipularlos conllevarían un efecto sanador. Pareciera que la reflexología sería una prueba de ello.

Como hemos visto, la evidencia científica también ha demostrado la gran cantidad de casos en los que la reflexología ha hecho la diferencia en el alivio de determinadas molestias físicas.

Pero más allá de eso, podríamos decir que la reflexología es una alternativa más de entre las muchas que existen para aliviar algún tipo de dolor y sanar determinados problemas físicos.

Abraham Monterrosas Vigueras

Psicólogo clinico y periodista digital enfocado en temas de desarrollo humano, estilo de vida, tendencias y bienestar

Lecturas más acogedoras

Você é do Brasil? Encontre a linha TheraMart em sua cidade

×