+13055219440      info@theramart.com

OBEJTIVO

El objetivo de una silla de ruedas es el dar al usuario mayo funcionalidad, movilidad y sobretodo comodidad. Para llegar a esto, hay que adaptar ciertos componentes de la silla a la persona. De otro modo el paciente puede perder el equilibrio y tener una mala experiencia si en el caso el paciente la usará transitoriamente, en el caso de que el paciente usa la silla de ruedas siempre, hay más de una razón para que ésta sea lo más cómoda y adecuada posible.

 Si esto no es así el resultado será que la energía del usuario se malgastará de manera innecesaria debido al esfuerzo continuado por modificar su postura. Una silla de ruedas inapropiada puede incluso provocar una discapacidad extra. A menudo se considera que lo que más afecta a la maniobrabilidad de la silla son su peso y el material con el que esté hecha su estructura. Sin embargo, hay factores más importantes como el asiento y la postura que de él se derive, la distancia entre ejes de las ruedas, la posición y el tamaño de las ruedas, incluso la forma en que la silla ha sido ajustada o montada, que pueden influir decisivamente en la funcionalidad y movilidad del usuario.

FACTORES

 Empezamos analizando los factores que afectan a la

 MOVILIDAD-ROZAMIENTO: Cuanto mayor sea el rozamiento, la resistencia a rodar de la silla será superior , y por lo tanto el usuario requerirá mayor energía para su propulsión. En esta sección analizaremos como afectan a la facilidad para rodar los siguientes factores:

  • La distribución del peso entre las ruedas delantera y traseras. Mayor peso sobre las ruedas delanteras provocan mayor rozamiento, pero al mismo tiempo hace que la silla sea más estable. Una silla de ruedas standard tiene una distribución del peso de 50/50%, mientras que una silla ligera ajustable (según el ajuste) tiene una distribución del peso de 80% en la rueda trasera y 20% en la delantera (aproximadamente). Esto hace que ruede mejor que una standard pero que sea menos estable.
  • El terreno sobre el que la silla va a ser utilizada. El terreno blando produce un mayor rozamiento y por lo tanto exige mayor esfuerzo para propulsar la silla. El rozamiento es menor en terrenos o superficies duras.
  • Tamaño y composición de las ruedas: Las ruedas neumáticas resultan más cómodas al amortiguar mejor, pero oponen una mayor resistencia a rodar por ser más blandas. La resistencia es inferior en ruedas con cubiertas macizas 

Cada individuo tiene su propia postura al momento de usar una silla de ruedas, esto de acuerdo a varios factores como el nivel de discapacidad, nivel de movilidad, la sensibilidad de la piel o es decir tolerancia en la piel.

 

¿Por qué es importante la postura en la silla de ruedas?

  • Proteger la integridad de la piel como barrera de infección
  • Distribución de peso pareja
  • Prevenir la contractura muscular innecesaria
  • Prevenir presión en la piel (fricción) al sentarse o al ser transferido a la cama.
  • Correcta Postura
  • Tomar en cuenta que al momento de estar sentado las tuberosidades isquíaticas y coxis son las más afectadas, esto debido a la presión que se ejerce continua sobre estas prominencia óseas.

 

POSTURA CORRECTA

 

w1

 La postura correcta en la silla de ruedas tiene comprendido:

  • Rodillas y cadera en un ángulo correcto y equitativo
  • Glúteos en la parte posterior del asiento
  • Glúteos centrados en el medio del asiento
  • La pelvis con una inclinación leve hacia adelante para que brinde movimiento
  • Pelvis sin inclinaciones laterales.
  • Hombros relajados
  • Brazos libres
  • Cabeza recta con cierta inclinación de la barbilla hacia abajo para permitir el correcto movimiento cervical.
  • Los pies deben estar libre y paralelos al piso
  • Sentarse erguido en una posición sentada simétrica
  • Conseguir la máxima capacidad funcional con el mínimo gasto de energía
  • Reducir la presión que soporta en las nalgas y muslos.

 

w3

 

 

ASIENTOS ACCESORIOS PARA SILLA DE RUEDAS 

Existe gran variedad de asientos, almohadas para poder minimizar el exceso de presión sobre las prominencias óseas. EL tipo de accesorio que se puede utilizar depende de cada individuo.

MATERIAL

Por material existen almohadas de espuma:

Fabricados de una espuma viscoelástica de la cual varía su espesor y su densidad de acuerdo al peso del paciente.

Ventajas: son ligeros, usualmente no inhibe la funcionalidad del paciente en la silla de ruedas y se puede adaptar a diferentes lugares.  Tienen un recubrimiento de tela respirable que no permite la acumulación de calor excesivo.

 

Por material existen almohadas de aire:

Fabricadas de cavidades pequeñas de aire.

Ventajas: se distribuye mejor el peso a comparación a las de espuma. La gran desventaja es que se punzan fácilmente y es necesario su reemplazo.

 

Por material existen almohadas de gel:

Fabricado con pequeñas capsulas de gel con una base de espuma viscoelástica.

Ventajas: mejor distribución de peso,  disminución de calor y previenen las escaras por humedad

Por material existen colchones flexibles.

Fabricados de un material poliuretano termoplástico  en una forma de celdas.

 

TAMAÑO DEL ASIENTO

Asegura la estabilidad optimizando la zona del cuerpo del usuario en contacto con la base del soporte.También procura alivio de la presión al distribuir de manera uniforme el peso del usuario en la mayor superficie posible.

Si el asiento es demasiado ancho el usuario tenderá a no sentarse simétricamente, si es demasiado estrecho existe el riesgo de que se produzcan escaras por presión.

Si es demasiado corto, los muslos no se apoyan en el asiento en toda su longitud de forma que se acumula mayor presión en las nalgas.

Si es demasiado largo, puede producir tensión en la zona de detrás de la rodilla. También dificultará que el usuario obtenga el soporte adecuado del respaldo, ya que tenderá a deslizarse en el asiento para evitar la tensión

La longitud óptima del asiento debe ser aquella que estando el usuario bien sentado (erguido) deje una distancia aproximada de dos dedos de espacio entre el final del asiento y la zona interna de las rodillas del usuario.

 

FORMA Y ÁNGULO DEL ASIENTO

 El asiento debe ser firme y estar nivelado.

Una tapicería de asiento hundida provocará que el usuario se siente se manera asimétrica haciendo que los muslos y las rodillas se empujen. Esto producirá un exceso de presión y rozamiento.

Cuando se mantiene una buena postura, el ángulo de la cadera (entre los muslos y el tronco) es fundamental ya que determina la estabilidad de la pelvis. Se considera que el ángulo de 90º es el más adecuado para las actividades cotidianas. La mejor forma de conseguir este ángulo es utilizando un cojín adaptado a la forma humana, más bajo por detrás para acomodar la forma de las nalgas.

 

SOPORTE PARA LOS PIES 

Una vez establecido el ángulo de la cadera en 90º, la mayoría de las personas se sentirán cómodas si las rodillas se encuentran también en un ángulo de 90º. Este mismo ángulo se debe mantener también en los tobillos. Por lo tanto desde el punto de vista ergonómico los reposapiés deberían de ser de 90º.

Sin embargo en adultos, normalmente no se da, porque de esta forma las plataformas del reposapiés impiden el libre giro de las ruedas delanteras. En sillas deportivas con ruedas delanteras más pequeñas el ángulo puede ser de unos 85º. En sillas normales es algo inferior, pero siempre tendiendo a aproximarse lo más posible a los 90º. En usuarios con piernas largas el ángulo del reposapiés deberá ser inferior para que las plataformas no entorpezcan actividades.

 

ALTURA DEL RESPALDO

El respaldo debe ser lo bastante alto como para estabilizar la región lumbar superior. Por encima de este nivel la altura del respaldo depende de las necesidades o preferencias particulares del usuario. En Lesionados medulares cuanto más alta es la lesión necesitarán un respaldo más alto para dar soporte al tronco. También se recomienda un respaldo más alto para dar seguridad al usuario que usa por primera vez una silla de ruedas. Una vez acostumbrado y si su lesión lo permite, tenderá a respaldos más bajos que ofrecen mayor libertad de movimientos del tronco.

 

FORMA DEL RESPALDO Y ÁNGULO

La mayoría de usuarios se sentirán cómodos con un respaldo que dé adecuado soporte a la región lumbar. La forma, junto con un ángulo de inclinación adecuado, proporciona apoyo y equilibrio a la parte superior del cuerpo. El respaldo debe de estar ligeramente reclinado para que la fuerza de gravedad recaiga sobre el pecho del usuario ayudándole a mantenerse estable en la silla.

Un respaldo completamente recto hace que la fuerza de gravedad recaiga en los hombros del usuario por lo que éste tenderá a inclinarse hacia adelante para compensarla.

Un respaldo demasiado reclinado resulta incómodo porque el usuario ve reducido su campo visual. 

 

SOPORTE DE LOS BRAZOS

Los reposabrazos procuran descanso a los brazos y músculos del cuello. Cuando se ajustan de manera adecuada, los antebrazos del usuario apoyados deben quedar a 90º del codo. Si los apoyabrazos son demasiado altos, los hombros quedarán forzados hacia arriba, dando lugar a dolores musculares en la zona cervical. Si los apoyabrazos están demasiado bajos, el usuario tenderá a dejarse caer hacia un lado cuando los utilice. Una base de asiento estable puede eliminar la necesidad de apoyabrazos en los usuarios activos.