+13055219440      info@theramart.com

BLOG



Junto con otros cambios que puede experimentar, a medida que envejece, la piel se vuelve más delgada y seca. De hecho, muchas personas mayores tienden a tener la piel seca, a menudo las partes más comprometidas son la parte inferior de las piernas, los codos y la parte inferior de los brazos. La piel seca también puede ser causada por problemas de salud, como diabetes o enfermedad renal ¿Se han preguntado las precauciones para evitar la piel reseca?

¿Qué pasa con la piel reseca y los cambios en el clima?

Con el cambio de estaciones, la piel seca puede empeorar, puede ir variando desde seca hasta una piel rojiza con más picazón, especialmente si no bebe suficientes líquidos y no se protege la piel expuesta cuando sale al aire libre o si el aire de su hogar carece de humedad.

Si tiene la piel delgada, la sequedad puede ser especialmente peligrosa: rascarse la piel seca puede provocar un sangrado que puede provocar una infección. Debido a que algunos medicamentos pueden hacer que la piel le pique más, le recomendamos consultarlo con su médico si su piel tiende a estar muy seca y con picazón con frecuencia.

Cambiar algunos hábitos comunes puede restaurar la salud de su piel y proteger contra la sequedad y sus consecuencias negativas para la salud. Aquí hay pasos simples que puede comenzar a tomar de inmediato:

  • Repensar la temperatura del agua
    Al bañarse o simplemente lavarse las manos, comience a usar agua tibia en lugar de agua caliente. El agua caliente elimina los aceites naturales de la piel más rápidamente. El agua tibia es mejor porque se seca menos.
  • Use un limpiador suave
    Al igual que el agua caliente, los limpiadores a base de jabón y detergentes pueden quitar los aceites de la piel (por eso, hay que estar atentos a los ingredientes en los productos de aseo, se recomiendan jabones de glicerinas o neutros para el lavado del cuerpo). Evita las barras desodorantes y los jabones perfumados. Pruebe un lavado de cuerpo suave, sin fragancia; que hidratan mucho mejor.
  • Limite la duración de baños y duchas
    Si bien un baño largo y caliente puede hacer que los huesos cansados ​​se sientan mejor, una exposición más prolongada al agua puede ser contraproducente. Un baño o ducha de 5 a 10 minutos agrega humedad a la piel, pero más que eso, y su piel puede terminar menos hidratada. Trate de no ducharse o bañarse más de una vez al día (con una limpieza estratégica entre duchas, es posible que pueda arreglárselas con menos de ellas). Los mismos límites se aplican a tu cara. Si tienes la piel muy seca, limpia tu cara solo una vez al día, por la noche. Por la mañana, enjuáguese la cara con agua fría y aplique una crema hidratante de inmediato.
  • Aplique una crema hidratante rica mientras la piel todavía está húmeda
    Esta es la forma de conservar la humedad que su piel recogió en el baño o la ducha, y recuerde que cuanto más espeso sea el producto (cremas y pomadas en lugar de una loción fina), más calmará la piel seca y con picazón. Por razones de seguridad, evite poner aceites en el agua de su baño porque hará que la bañera sea muy resbaladiza y podría provocar un accidente.
  • Contrarrestar el aire seco con un humidificador
    Mantenga el aire de su hogar húmedo con un humidificador, un aparato que agrega humedad a una habitación. Asegúrese de seguir las pautas del fabricante para limpiarlo regularmente para evitar el crecimiento de moho y bacterias.
  • Calma la piel agrietada cuando veas la primera señal
    La piel agrietada empeorará si no se trata, especialmente en los labios. Aplique un rico bálsamo para los labios con una base de vaselina o aceite mineral. Tenga en cuenta que lo que no debe hacer es igual de importante: no se lame los labios para suavizarlos, ya que serán contraproducentes y los secarán aún más.
  • Cubrir al aire libre
    El frío, el viento y el aire seco pueden agrietar rápidamente la piel. Use una bufanda alrededor de la mitad inferior de su cara y no se olvide de sus guantes para evitar que se agrieten las manos, cuando se encuentran en ambientes fríos, de lo contrario para climas cálidos y calurosos, se debe optar por cremas protectoras y ropa adecuada para la mayor protección, si la exposición al sol es prolongada una crema con protección UV será la mejor aliada.