+13055219440      info@theramart.com

BLOG

Diversos estudios acerca del sueño han descubierto que siete horas es la cantidad óptima de sueño – y no ocho, como se creía anteriormente – cuando se trata de ciertos marcadores cognitivos y de salud, aunque muchos doctores cuestionan esta conclusión.

Otra investigación reciente ha mostrado que escatimar una noche de sueño, aún por 20 minutos, reduce el rendimiento y la memoria al día siguiente. Y dormir demasiado – no sólo muy poco – está asociado con problemas de salud que incluyen diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares, así como con tasas más altas de mortalidad.

“Las tasas de mortalidad y de enfermedad más bajas se presentan con siete horas”, dijo Shawn Youngstedt, profesor en College of Nursing and Health Innovation (Escuela de Enfermería e Innovación en la Salud) de la Universidad Estatal de Phoenix, Arizona. “Se ha demostrado que ocho horas o más puede ser riesgoso”, dice el Dr. Youngstedt, quien investiga los efectos del exceso de sueño.

 

La Forma en la que Dormimos

  • Las personas dicen que necesitan en promedio de 7 horas, 13 minutos de sueño para funcionar a su máximo. En promedio duermen 6 horas, 31 minutos los días entre semana y 7 horas, 22 minutos los fines de semana. 
  • 69% de las personas duermen menos de lo que dicen necesitar los fines de semana.
  • Dormir con un compañero lo prefiere el 60% de los adultos. Aproximadamente 1 de cada 5 personas duerme con una mascota. 
  • El 73% de las personas usan pijamas y 12% duerme sin nada encima.
  • Un tercio de los adultos duerme con una almohada, 41% utiliza dos y 14% cuenta con cuatro o más almohadas.

Daniel F. Kripke, profesor emérito de psiquiatría de la Universidad de San Diego, California, registró datos de un período de seis años acerca de 1.1 millones de personas que participaron en un amplio estudio sobre el cáncer. Las personas que reportaron haber dormido de 6.5 a 7.4 horas tuvieron una tasa de mortalidad más baja que aquéllas con períodos de sueño más cortos o más largos. El estudio, publicado en los Archivos de Psiquiatría General en 2002, supervisaba 32 factores de salud, incluyendo la medicación.

En otro estudio, publicado en la revista de Medicina del Sueño en 2011, el Dr. Kripke encontró mayor evidencia de que la cantidad óptima de sueño debería ser menor que las ocho horas tradicionales. Los investigadores registraron la actividad de sueño de alrededor de 450 mujeres ancianas utilizando dispositivos en sus muñecas durante una semana. Unos 10 años después, dichos investigadores descubrieron que aquellas mujeres que durmieron menos de cinco horas o más de 6.5 horas tuvieron una alta mortalidad.


Otros expertos son cautelosos frente a los estudios que demuestran efectos dañinos derivados de dormir demasiado. La enfermedad puede causar que alguien duerma o pase más tiempo en la cama, dicen estos expertos. Y los estudios basados en personas que reportan sus propios patrones de sueño pueden ser inexactos.

“El problema con estos estudios es que ofrecen una buena información sobre la relación pero no sobre la causalidad,” dijo Timothy Morgenthaler, presidente de la Academia Americana de Medicina del Sueño, quien representa a los doctores e investigadores del sueño y es profesor de medicina en el Centro para la Medicina del Sueño de la Clínica Mayo.

El Dr. Morgenthaler recomienda a los pacientes que intenten dormir de siete a ocho horas por la noche y que evalúen cómo se sienten. El sueño también puede variar entre individuos, principalmente debido a diferencias culturales y genéticas, explicó.

Obtener la cantidad adecuada de sueño es importante para estar alerta al día siguiente y diversos estudios recientes han descubierto una relación entre el dormir siete horas y un desempeño cognitivo óptimo.

Un estudio en la revista Frontiers in Human Neuroscience (Fronteras en la Neurociencia Humana) del año pasado, utilizó datos de usuarios del sitio web de entrenamiento cognitivo Lumosity. Los investigadores observaron los hábitos de sueño auto reportados de alrededor de 160,000 usuarios que realizaron pruebas de memoria espacial y de asociación, y de aproximadamente 127,000 usuarios que realizaron una prueba aritmética. Descubrieron que el rendimiento cognitivo aumentaba conforme las personas dormían más, alcanzando su punto más alto a las siete horas, antes de que empezara a disminuir.


Después de siete horas, “aumentar el sueño ya no fue beneficioso”, dijo Murali Doraiswamy, profesor de psiquiatría del Centro Médico de la Universidad Duke, en Durham, C.N., quién fue coautor del estudio junto a los científicos de Lumos Labs Inc., propietarios de Lumosity. Dijo que el estudio replicó una investigación anterior, incluyendo la observación de la pérdida de memoria. “Si usted piensa en todas las causas de pérdida de memoria, el sueño es probablemente uno de los factores más fácilmente modificables”, concluyó.


La mayor parte de la investigación se ha enfocado en los efectos de dormir demasiado poco, incluyendo la disminución de la cognición y la salud y el aumento de peso. David Dinges, un científico del sueño en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania quien ha estudiado la privación del sueño, dijo en repetidas ocasiones que dormir tan solo 20 ó 30 minutos menos de la recomendación mínima de siete horas puede disminuir la velocidad cognitiva e incrementar las fallas de atención.


Los expertos dicen que las personas deben poder figurar su cantidad óptima de sueño haciendo una prueba que dura entre tres días a una semana, idealmente al estar de vacaciones. No utilice reloj de alarma. Váyase a dormir cuando esté cansado. Evite demasiada cafeína o alcohol. Y aléjese de los aparatos electrónicos un par de horas antes de irse a la cama. Durante el período de prueba, registre su sueño en un diario o dispositivo que registre su tiempo de sueño real. Si se siente fresco y despierto durante el día, probablemente ha descubierto su tiempo de sueño óptimo.


Actualmente se recomienda de siete a nueve horas de sueño nocturno en el caso de los adultos sanos. El National Heart, Lung and Blood Institute (Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y Sangre) recomienda de siete a ocho horas, incluyendo a los adultos mayores. Las pautas más actuales sugieren que los niños en edad escolar deberían dormir por lo menos 10 horas por la noche y los adolescentes, de nueve a 10.

Un estudio en la publicación actual de la Revista Journal of Clinical Sleep Medicine parece confirmarlo. A cinco adultos sanos se le colocó en lo que los investigadores llaman condiciones tipo Edad de Piedra en Alemania durante más de dos meses (sin electricidad, relojes o agua corriente). Los participantes se dormían alrededor de dos horas más temprano, y dormían en promedio 1.5 horas más de lo estimado en sus vidas normales, reveló el estudio.

Su cantidad de sueño promedio por noche: 7.2 horas.