+13055219440      info@theramart.com

BLOG




Siempre que nos enfrentamos a casos en el cual el paciente se encuentra postrados, a nuestra cabeza siempre vienen varias interrogantes.
Estas van desde ¿Qué debo hacer? ¿Qué cuidados debo considerar con algún familiar o paciente postrado? ¿Qué actividades puedo realizar? ¿En qué manera dentro de lo posible puedo disminuir sus dolores, ya sea de cuello o de espalda en algún caso en particular? Y así un sinfín de cuestionamientos.

A continuación, presentaremos diferentes maneras de manejar un paciente postrado, ya sea indicando la realización de actividades, los cuidados en cuanto a la higiene, también en como dentro de lo posible debe estar adecuada el lugar para que este se siente más cómodo, etc.

  • Higiene y buena preparación
    Tomar un baño: Considerando que nos enfrentamos a pacientes postrados es posible que este no se levante, o bien sus capacidades físicas son más bien limitadas. Si el caso fuera el primero siempre es importante realizar todos los días un baño en la cama, procurando limpiar y secar cada zona para evitar problemas a la piel debido a la humedad.
    De lo contrario si hablamos del segundo caso en el cual el paciente presenta limitaciones físicas, pero aun así es posible mantenerse de pie con ayuda, es necesario que este pueda tomar una ducha en el baño obviamente con la supervisión de alguien.
    Ropa de Vestir: Siempre procurar que el paciente postrado se encuentre en uso de ropa limpia y también fresca, con esto evitamos la acumulación de humedad y hongos. Cambiar la ropa diariamente también aporta a esta tarea.

Manos y pies: Mantener siempre manos y pies bien cuidados, las uñas deben permanecer cortas para así evitar posibles lesiones o heridas.

  • Habitación y Equipamiento
    Entendemos que un paciente postrado pasara el tiempo constantemente sobre la cama, es por esto que es sumamente importante cambiar las sabanas o en sí toda la ropa de la cama. Esto se debe hacer cada 2 o 3 días. Dato no menor es tener en consideración el material del cual está hecho las sabanas.
    Considerando el ambiente, se hace necesario que la habitación en la cual se encuentre el paciente postrado tenga la suficiente iluminación, si luz natural durante el día mucho mejor.
    La cama debe acomodarse a las condiciones del paciente, para así evitar posibles dolores al cuello o espalda. Si es necesario colocar barandas a los costados. También mantener las cosas al alcance del paciente, ya sea alguna mesa de luz, cómoda, etc.

  • Nutrición
    Está claro y todos sabemos la relevancia que tiene la comida en nuestras vidas, más aún cuando nos encontramos frente a casos de pacientes enfermos o en rehabilitación. Por eso es importante mantener contacto directo con el médico, especialista para identificar que alimentos recomiendan a pacientes que se encuentran postrados. Ya que cada persona necesitara diferentes “dietas” considerando las diferencias en cada paciente, en cuanto a anatomía, estado de salud, etc.
    La dieta en si debe ser balaceada, manteniendo especial cuidado con los nutrientes y grasas.
    Mantener y generar hábitos alimenticios y delimitar bien los horarios de comida, generalmente en estos casos pueden producirse cambios repentinos. Por eso es considerable mantener una supervisión constante.

  • Recreación y Ejercitación
    El cuidado de un paciente postrado genera un gran compromiso y a la vez se necesita de mucha paciencia. Si consideramos que el paciente ve limitadas sus capacidades físicas, esto conlleva a que pueda padecer una gran ansiedad, especialmente para una persona que siempre ha sido independiente.
    Es por esto que la recreación y la ejercitación juegan un papel fundamental dentro de los cuidados de los pacientes postrados, ya que a través del ejercicio nos brindara una mayor sensación de bienestar y la recreación alimentara nuestra mente.
    La ejercitación estimula al paciente, estos ejercicios siempre deben realizarse bajo la supervisión de la persona a cargo del paciente postrado. Para empezar, estimular las articulaciones de forma suave, el movimiento no debe ser fuerte ni brusco, ya que puede causar daños.
    También se debe estimular al paciente para que así pueda mantener un mayor nivel de autonomía, mantenerlo en “constante” movimiento, dejar en parte, que el paciente haga lo que pueda hacer sin intervenir uno como supervisor si no es necesario.
    Para finalizar a modo de recreación la música o leer libros, revistas, periódicos, etc siempre son actividades que mantienen a la mente ocupada. También la música puede ser usada como método de relajación.