+13055219440      info@theramart.com

BLOG

Un disco herniado es una fuente frecuente de dolor en el brazo, la espalda, el cuello, y las piernas y se ve típicamente en adultos entre 30 y 50 años de edad. Un disco herniado, también conocido como protrusión discal o ruptura de disco, puede ocurrir en cualquier lugar de la columna vertebral. Con mayor frecuencia, se presenta en la columna cervical (cuello) o la espina dorsal lumbar (espalda baja), causando lo que usualmente se conoce como “un nervio pellizcado”.

Hasta el 90 por ciento de los pacientes con hernias discales pueden tratarse con éxito sin cirugía.

Si usted está experimentando dolor o falta de sensibilidad en el cuello, brazos, o piernas, podría estar padeciendo esta condición y debe saber que hasta el 90 por ciento de los pacientes con hernias discales pueden tratarse con éxito sin cirugía.

¿Qué es un Disco Herniado y por qué Está Causando Dolor? 

Los discos son almohadillas, suaves y elásticas localizadas entre las vértebras que conforman la columna y están compuestos por un anillo externo y grueso de cartílago (anillo) y una substancia gelatinosa (núcleo). Los discos permiten que la columna se doble y funcionan como absorbentes de impactos  ,ya que la columna rodea y protege la médula espinal y los nervios. Cuando el cartílago desarrolla una imperfección o ruptura, el núcleo puede derramarse. Muy parecido a lo que sucede con la pasta de dientes, el núcleo se comienza a salir y acumular, causando una hernia, que produce presión sobre los nervios. Aún pequeñas cantidades de presión pueden causar dolor, insensibilidad o debilidad.

Un disco herniado en la parte baja de la columna puede colocar presión sobre el nervio ciático (ciática). El nervio ciático está conformado por distintas ramas del nervio espinal, que recorre desde la columna hasta la altura de la pierna. Cuando se pellizca, el dolor de la ciática se produce a nivel de cualquiera de estas ramas, irradiando desde los glúteos, hasta la parte de atrás de la pierna y algunas veces hasta la espinilla y el pie. Frecuentemente, el dolor de pierna ocurre sin que exista dolor en la espalda.
 

¿Por qué Ocurre un Disco Herniado?

Cuando somos jóvenes, nuestros discos tienen un alto contenido de agua (casi un 80%) y en la medida en que envejecemos, el contenido de agua disminuye, provocando que los discos se vuelvan menos flexibles y más propensos a desgastarse y romperse. Algunas condiciones que a largo plazo podrían debilitar o dañar sus discos incluyen:

  • Levantar pesos de manera incorrecta
  • Movimientos repetitivos de contorsiones
  • Actividades atléticas de alto impacto
  • Fumar
  • Exceso de peso corporal
  • Un golpe traumático

Síntomas de un Disco Herniado

Un disco herniado puede provocar diferentes síntomas, dependiendo de la ubicación del disco lesionado. Dolor en la espalda baja y/o pierna (ciática) son los síntomas más comunes de un disco herniado en la espina lumbar (baja).  Los síntomas pueden presentarse de manera repentina o de forma progresiva y también podrían incluir:

  • Dolor en ambas piernas.
  • Sensación quemante, hormigueo o insensibilidad en la parte baja, los glúteos, pierna, o pie.
  • Presencia de dolor al realizar movimientos específicos, usualmente al doblarse hacia delante o al retorcerse.
  • Dolor fuerte al permanecer sentado por mucho tiempo, o al doblarse, estornudar o toser.
  • Debilidad en una o ambas piernas
  • Pérdida de control de la vejiga o los intestinos (tome en cuenta que esto es muy raro)
El dolor de cuello y brazos ocurre cuando el disco herniado se encuentra en las vértebras cervicales (cuello). Sumado a la presencia de dolor en los músculos entre su cuello y hombro, otros síntomas pueden incluir:
  • Dolor punzante en el brazo Dolor al voltear o torcer el cuello
  • • Hormigueo, insensibilidad o debilidad, por lo general en un brazo
  • Dolor fuerte al permanecer sentado por mucho tiempo, o al doblarse, estornudar o toser.
  • Debilidad en una o ambas piernas
  • Pérdida de control de la vejiga o los intestinos (tome en cuenta que esto es muy raro)
     

¿Como Diagnosticar Certeramente la Causa de su Dolor?

El primer paso es una evaluación clínica completa para determinar si el dolor es causado por un disco herniado o por otras condiciones que podrían compartir la misma sintomatología (como el síndrome piriforme, la disfunción de la articulación sacro ilíaca y el dolor discogénico) Después de elaborado un historial médico muy completo, se hace un análisis de síntomas específicos y un examen físico, seguido por exámenes que podrían incluir una Resonancia Magnética, una tomografía computarizada y una electromiografía.
 

Sí… Su Disco Herniado Puede Tratarse sin Cirugía

Por lo general, los síntomas de un disco herniado irán mejorando gradualmente con medidas sencillas como la modificación de la actividad, analgésicos, medicamentos anti-inflamatorios y terapia física. Sin embargo, cuando el dolor y la molestia que provoca un disco herniado persiste, muchas personas han obtenido alivio por medio de inyecciones de un esteroide epidural conocido como bloqueador del nervio epidural. Esto es lo que usted puede esperar si uno de nuestros especialistas en dolor lo trata con un bloqueador del nervio epidural:

  • Se inyecta un medicamento anti-inflamatorio (corticosteroide) alrededor del disco y nervios inflamados
  • Esto reduce significativamente la irritación y alivia el dolor
  • Se pueden aplicar hasta tres inyecciones cada dos o tres semanas
  • Puede acompañarse con terapia física para fortalecer los músculos y evitar que vuelva a ocurrir
  • Otras medidas preventivas incluyen el uso de un colchón apropiadamente firme y sentarse adecuadamente con soporte
  • También se recomienda una buena mecánica corporal, técnicas para levantar pesos y ejercicios para estabilización del abdomen y columna
  • Muchos pacientes comienzan a experimentar un alivio considerable con la primera y segunda inyección