+13055219440      info@theramart.com

BLOG

Como ya leyó el título de esta publicación, usted se preguntará qué concluye la Ciencia sí usted pierde una sola noche de sueño: es equivalente a 6 meses en una dieta alta en grasas, ¿qué tal?. También tiene que ver mucho con nuestra sensibilidad a la insulina. La insulina es un tipo de hormona que ayuda a mantener nuestra presión arterial ni muy alta (hiperglucemia) ni muy baja (hipoglucemia).

Según un nuevo estudio conducido por Josiane Broussad, PhD, y colegas del Centro Médico Cedars – Sinaí de Los Ángeles, una sola noche de no dormir bien, disminuye la sensibilidad del cuerpo a la insulina en un nivel similar a seis meses bajo una dieta alta en grasas.

Cuando el cuerpo se convierte menos sensible a la insulina o “resistente a la insulina” es incapaz de producir suficiente insulina para mantener el azúcar en la sangre estable. Esto podría eventualmente llevar a una diabetes Tipo 2, una enfermedad donde hay mucha azúcar en la sangre y la insulina del cuerpo no responde apropiadamente.

La diabetes está asociada con varias complicaciones serias de la salud, incluídos los problemas del corazón. Mientras más sensible sea usted a los efectos de la insulina, más problemas tendrá para absorber nutrientes, digerir carbohidratos y mantener un peso saludable.

Las personas que tienen dificultad para mantener un peso saludable o aquella con obesidad, son propensa a desarrollar resistencia a la insulina y posteriormente, una diabetes. Es un círculo vicioso terrible, que podría detonar una sola noche de sueño deficiente.

Cómo la falta de sueño afecta la sensibilidad a la insulina

En el estudio dirigido por el Dr. Broussard, los investigadores usaron un modelo canino para investigar si la falta de sueño y una dieta alta en grasas afecta la sensibilidad de la insulina de maneras similares.

Se midió la sensibilidad de la insulina en ocho perros antes y después de haberles alimentado con una dieta alta en grasas por seis meses. Los investigadores encontraron que los perros que presentaban falta de sueño por una noche, disminuyen un 33% en la sensibilidad a la insulina. Después de comer una dieta alta en grasas, los caninos presentaron un 21%  de disminución.

Apesar de que el estudio fue hecho en animales y no humanos, igual es relevante. Estos tipos de estudios básicos que involucran a los canino son comunes y juegan un rol crítico en ayuda a entender las causas y complicaciones de la obesidad, así como también como un proceso de identificación que pudiese ayudar a prevenirla o gloriosamente a curarla. Tan sencillo como que este estudio resalta lo obvio, pasar noches en vela es perjudicial para la salud. Estudio realizado el 5 de noviembre en la Convención Anual de la Sociedad de Obesidad.

Es muy importante para los profesionales de la salud enfatizar la importancia del sueño a sus pacientes”, dijo Caroline M. Apovian , MD, FACP, FACN , miembro y portavoz de la Sociedad de Obesidad. Muchos pacientes entienden la importancia de una dieta equilibrada , pero podrían no tener una idea clara de lo importante que es el sueño para mantener un equilibrio del cuerpo.  

 

Ramificaciones de la privación del sueño

Dr. Broussard noted that, “One night of sleep deprivation and six months of a high-fat diet both reduced insulin sensitivity by a similar degree in canines. However, there was no additive effect of sleep loss and high-fat diet.” Relating these findings to humans, Dr. Broussard added: “This [study] may suggest a similar mechanism by which both insufficient sleep and a high-fat diet induce insulin resistance. It could also mean that after high-fat feeding, insulin sensitivity cannot be reduced further by sleep loss.”

Dr. Broussard señaló que una sola noche de falta de sueño y seis meses bajo una dieta alta en grasas, ambas reducían la sensibilidad a la insulina en un nivel similar en caninos. Sin embargo, no hubo efecto aditivo de la pérdida de sueño y una dieta alta en grasa. Relacionando estos hallazgos con los seres humanos, Dr. Broussard añadió: Este  estudio puede sugerir un mecanismo similar por el cual tanto la falta de sueño y una dieta alta en grasa inducen resistencia a la insulina. También podría significar que después de la alimentación rica en grasas, la sensibilidad a la insulina no puede reducirse aún más por la pérdida de sueño.

Quizás referirnos a numerosos otros estudios (y han salido muchos este año) que han correlacionado las ramificaciones de la privación del sueño sobre la sensibilidad a la insulina, el Dr. Broussard dijo: “La investigación ha demostrado que la deficiencia de sueño y una dieta alta en grasas conducen a la alteración de la insulina, pero era previamente desconocida lo que lleva, la resistencia a la insulina a un nivel más grave.

“Nuestro estudio”, continuó , ” sugiere que una noche de privación total de sueño puede ser tan perjudicial para la sensibilidad a la insulina como seis meses en una dieta alta en grasas. Esta investigación demuestra la importancia de dormir lo suficiente para mantener los niveles de azúcar en la sangre y reducir el riesgo de enfermedades metabólicas como la obesidad y la diabetes ” .

 

La comida para llevar
Si hay una cosa que se puede sacar de este estudio, es que usted debe tomar sus hábitos de dormir muy en serio. Duerma lo suficiente cada noche , de 7 a 9 horas por lo menos. Y si crees que falta una hora o una noche de sueño no es un gran problema , entonces piense otra vez . Otro estudio publicado en Diabetes Care mostró cómo siete diabéticos tipo 1 sufrieron la resistencia periférica a la insulina después de una noche de cuatro horas de sueño.