+13055219440      info@theramart.com

BLOG

La úlcera por presión (también conocida como “úlceras de decúbito”) es un área ulcerada de la piel causada por la irritación y la presión continua sobre una parte del cuerpo,siendo más comunes sobre las prominencias óseas, tales como los talones, la parte baja de la espalda y los glúteos. Hay varios factores que pueden incrementar el riesgo de desarrollar una úlcera por presión – como por ejemplo periodos largos en la cama o sentado en una silla.

¿Qué es una úlcera por presión?

Una úlcera por presión comienza como un área de daño en la piel que se puede propagar a los tejidos subyacentes de la piel y , en casos más graves, puede haber un daño permanente al músculo o hueso debajo de la piel.

Las úlceras por presión pueden ser muy dolorosas y tomar mucho tiempo para sanar ,además de poder afectar cualquier área del cuerpo, siendo más comunes en lugares donde los huesos están cerca de la piel (prominencias óseas). Las áreas comunes para las úlceras por presión son alrededor del hueso sacro (la parte inferior de la columna vertebral), los talones, los codos, las caderas, la espalda, los glúteos, la parte posterior de la cabeza y los hombros.

¿Qué causa las úlceras por presión?

La principal causa es la presión ejercida por el peso del cuerpo sobre la piel. Por lo general, ocurren cuando se pulsa una prominencia ósea contra una superficie, como una silla o una cama. Esto comprime la piel y los tejidos subyacentes y también causa daños en los vasos sanguíneos. La fricción de la piel también puede desempeñar un papel importante en la formación de una úlcera por presión.

Al pasar largos periodos de tiempo en la cama o en una silla, el paciente puede deslizar hacia abajo y ,en estos movimientos periódicos de deslizamiento y tracción, las capas de la piel también se deslizan una sobre la otra, así como en los tejidos subyacentes. Los cambios en la piel a medida que envejece pueden también hacer que este deslizamiento de la piel sea más probable.
Otro factor importante es la humedad alrededor de la piel (especialmente en los casos de incontinencia urinaria o fecal y sudor excesivo) , ya que se pueden aumentar los efectos de la presión y fricción,una vez que la piel húmeda es más suave y frágil.
 

¿Quién puede desarrollar úlceras por presión?

La mayoría de las úlceras por presión se produce en pacientes hospitalizados, afectando aproximadamente el 5% de los casos .Sin embargo, también pueden desarrollarse en pacientes en casa o en un asilo ,siendo más propensas a desarrollarse cuando la persona:

  • Está gravemente enferma (incluyendo a alguien en una unidad de cuidados intensivos).
  • No tiene movilidad y/o no es capaz de cambiar de posición sin ayuda de otra persona.
  • Ha tenido una lesión en la médula espinal (incapacidad de moverse o tener sensibilidad en los miembros ).
  • Tiene una dieta pobre.
  • Está usando una prótesis , una ortesis o un molde de yeso.
  • Es fumador
  • Tiene incontinencia urinaria o de heces (esto hace que la piel sea más húmeda y se dañe más fácilmente).
  • Tiene diabetes (esto puede afectar a la sensibilidad y la capacidad de sentir dolor en partes del cuerpo).
  • Tiene una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o insuficiencia cardíaca.
  • Tiene enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson o la artritis reumatoide.
  • Ha tenido recientemente una fractura de cadera o cirugía de cadera.
  • Tiene enfermedad vascular periférica (mala circulación en las piernas o los brazos, causada por el estrechamiento de las arterias).

¿Cómo identificar las úlceras por presión?

Las úlceras por presión pueden tener un aspecto diferente dependiendo de qué tan severas sean. Se clasifican en función de su gravedad y la profundidad que tienen:

  • Grado 1 – la piel es de color rojo de forma permanente y se encuentra ligeramente hinchada. En las personas de piel oscura, su piel puede ser de color púrpura o azul. 
  • Grado 2 – la úlcera es aún superficial. Puede parecer como una ampolla o abrasión.
  • Grado 3 – la úlcera va a través de todo el espesor de la piel y hay daño a los tejidos por debajo de la piel.
  • Grado 4 – esta es la forma más grave. La úlcera es profunda y hay un daño en el músculo o en el hueso debajo.



Previniendo úlceras por presión

El Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica (NICE – por sus siglas en inglés) ha elaborado directrices con recomendaciones de las mejores prácticas para la prevención de úlceras por presión. NICE recomienda que todas las personas que ingresan al hospital, un asilo de ancianos o similar, o las personas que están recibiendo la atención de enfermería en el hogar, deberían ser informados sobre el riesgo de desarrollar una úlcera por presión. Esto se hace generalmente por un profesional de la salud (por lo general una enfermera). Esta evaluación debe revisarse periódicamente debido a que su situación puede cambiar.
Existen varias escalas de evaluación del riesgo de úlceras por presión que se pueden utilizar, mirando a factores tales como la dieta, la movilidad, la continencia, cualquier enfermedad subyacente que pueda tener, etc. Si es evaluado y se encuentra que tiene mayor riesgo, entonces uno o más de los siguientes puede ser sugerido:

 

1. Cambiar de posición 

Idealmente, el paciente debe levantarse y moverse con la mayor frecuencia posible y debe cambiar de posición cuando está sentado o acostado en la cama,una que vez que eso alivia la presión sobre las áreas del cuerpo que pueden ser propensas a desarrollar úlceras por presión.El profesional de la salud que acompaña el caso del paciente podrá ofrecer asesoramiento sobre: 

  • Cómo sentarse o acostarse.
  • Cuán a menudo debe moverse o recibir asistencia con su cambio de posición y cuál es la posición en que debe moverse.
  • Cómo apoyar los pies.
  • Como mantener una buena postura (por ejemplo, cómo dejar que el cuerpo se deslice hacia abajo en una silla).

2. Dieta

Es importante tener una dieta equilibrada y beber mucho líquido para ayudar a prevenir las úlceras por presión. El profesional de la salud  generalmente hace una encuesta con el paciente para saber si la dieta carece o no de nutrientes necesario para una buena cicatrización. En algunos casos se recomienda el consumo de algunos suplementos alimentarios.

3. Utilizar dispositivos de alivio de presión

Existen varios dispositivos que pueden ayudar a aliviar la presión, como colchones especiales y cojines terapéuticos que se colocan en la parte superior del colchón. Estos dispositivos trabajan ya sea mediante la eliminación de los puntos de presión (por ejemplo, por moldeo en todo el cuerpo) o retirando regularmente la presión de diferentes partes del cuerpo . Todas las superficies en las que se siente o se acuesta han de ser tomadas en cuenta para los dispositivos de alivio de presión, incluyendo sillas y camas.

4. Revisiones regulares de la piel

El médico debe revisar la piel del paciente regularmente para detectar cualquier signo de una úlcera por presión. El proprio paciente o su cuidador también pueden ser capaz de revisar la piel en busca de señales de ulceración.

Tratamiento disponibles

Los pacientes con úlceras por presión deben ser evaluados por un profesional de la salud calificado que debe tomar fotografías para controlar la respuesta al tratamiento. Se debe determinar qué grado de úlcera por presión tiene el paciente y si hay signos de infección para que se pueda llegar a la causa del problema.

Para que una úlcera por presión sane, se necesita el uso de colchones y cojines que alivien la presión. Las recomendaciones actuales son que una persona con una úlcera por presión debe tener un colchón de espuma de alta densidad o cojín con propiedades reductoras de presión. Otros tratamientos son a menudo necesarios ,como por ejemplo:

  • Analgésicos simples como el paracetamol pueden ser útiles.
  • Un cambio a su dieta – una dieta pobre puede retrasar la cicatrización de una úlcera por presión.
  • Vendajes – varios vendajes diferentes pueden ser utilizados, incluyendo gel y vendajes a base de espuma.
  • Antibióticos – éstos pueden ser necesarios si hay signos de infección. 
  • Cirugía – a veces es necesaria la cirugía para eliminar la piel dañada o muerta. A veces la cirugía plástica puede utilizarse para cerrar una úlcera por presión que no está sanando y en eses casos se pueden necesitar injertos de piel.

Posibles complicaciones

Una úlcera por presión se puede infectar y, en raras ocasiones, la infección puede propagarse a la sangre (causando septicemia) o puede extenderse al hueso (causando osteomielitis). En casos severos, se pueden causar daños permanentes o la pérdida de músculo o el hueso debajo de la zona afectada de la piel. Pacientes que han tenido una úlcera por presión antes están más propensos a desarrollar nuevas ulceraciones en el futuro.