+13055219440      info@theramart.com

Es muy común que las personas que se pasan el día mirando una pantalla de computadora, tomen una postura encorvada. Pero, ¿qué le hace esto a su columna?

¿Cuál es la importancia de una buena postura al sentarse?

Deténgase un momento y fíjese en la forma en la que se encuentra sentado. Espalda encorvada, hombros caídos, ¿las piernas cruzadas quizás? Para las personas que pasan el día entero frente a la pantalla de la computadora, esta posición es bastante común. ¿Pero cuál es verdaderamente el efecto que tiene sobre su columna? ¿Es realmente necesario que nos sentemos derechos para concentrarnos, como insistía aquella malvada profesora? A continuación, presentaremos algunos comentarios acerca de las consecuencias de una mala postura.

Se han realizado pocos estudios relacionados con la mejor forma de sentarse derecho. En 1999, un estudio realizado por One American concluyó que sentarse en un ángulo de 110 a 130 grados era óptimo para la comodidad de la columna, mientras que un estudio escocés, publicado en 2007, demostró que recostarse en un ángulo de 135 grados es ideal para evitar la presión sobre la espalda, como también demuestra ese infográfico de visual.ly.

En el año 2002 el President’s Council on Physical Fitness and Sports acuñó el término Síndrome de Muerte Sedentaria, con el propósito de abordar las consecuencias cada vez mayores de un estilo de vida carente de actividad física. Hay estudios sobre el Síndrome de Muerte Sedentaria que revelan que sentarse durante horas puede provocar dolor en la espalda baja, un nivel alto de colesterol, diabetes y obesidad!

La postura corporal también determina la eficiencia de su respiración. Sentarse en forma relajada y derecha —con omóplatos activos pero no tensos y una columna erecta—expande su pecho, permitiéndole respirar una mayor cantidad de aire y de esta manera tener más energía y concentración.

Para lograr esto, aléjese del respaldo de su silla para evitar encovarse y mantenga los pies posicionados firmemente sobre el suelo.

Sentarse en una posición encorvada no significa que de un día para otro usted amanecerá con una joroba, pero si continúa haciendo lo mismo día tras día, y sus músculos no están fuertes, todo el esqueleto cambia. Si no estamos acostumbrados a sentarnos derechos, podemos experimentar dolor en la región lumbar—un indicador de la necesidad de fortalecer esa área y trabajar en la condición física general, siendo una buena alternativa la práctica de actividades como el yoga.

La manera en la que se sienta es tan importante cuanto el tiempo que permanece sentado. Por eso es mandatorio levantarse a menudo de su escritorio para realizar “reuniones caminando” con sus colegas y tomar llamadas telefónicas al aire libre. Si no puede caminar, intente al menos pararse a cada rato, ya que eso, entre otros beneficios, estimulará la circulación sanguínea general.