+13055219440      info@theramart.com

La falta de sueño adecuado se ha convertido en algo que es parte de nuestra vida en este mundo moderno, pero eso no significa que no traiga consecuencias. Dormir resulta ser lo último que hacemos al final de un día ocupado y es lo primero que sacrificamos cuando la falta de tiempo lo requiere. ¿Cuáles son los daños que ocasiona el no dormir? Tome en consideración algunos de los daños profundos y significativos de la privación de sueño; daños que varían del mal humor hasta la falta de tolerancia al dolor causado por trastornos hormonales.

Estudios han mostrado que la cantidad promedio de horas de sueño requeridas para evitar estos efectos adversos por no dormir lo suficiente es de 8 horas con 10 minutos. También se debe tomar en cuenta un sin número de factores que moldean las necesidades individuales de horas de sueño, ya que algunas personas necesitan más o menos horas de sueño dependiendo de la información genética. La cantidad de horas de sueño también varía con la edad, una vez que los niños, por ejemplo, requieren más horas que los adultos mayores.

La clave sería conocer cuántas horas de sueño requiere usted según sus exigencias diarias, de forma que pueda sentirse despierto y descansado sin ningún efecto adverso durante el día. Aunque el promedio de horas de sueño ronda entre las siete y las ocho horas, un individuo podría ubicarse en cualquier punto intermedio de la curva. Sin embargo, lo que hay que recordar es que si usted requiere de 10 horas de sueño para sentir que ha descansado, usted se sentirá privado de descanso cuando sólo logre dormir 8 horas.

Existen diferentes causas comunes de la falta de sueño , siendo la más obvia la restricción de tiempo . Otros desórdenes de sueño pueden provocar un descanso interrumpido o fragmentado, así como el insomnio, apnea del sueño y el síndrome de piernas entumecidas. Un ambiente que no permite el descanso podría jugar un papel importante en el padecimiento de estos trastornos.

¿Cuáles son las consecuencias de la privación de sueño? La más común es sentirse soñoliento y esta somnolencia puede llevarnos a tomar siestas o pequeños tiempos de sueños durante nuestras actividades. A esto se le llama sueño rezagado. Subjetivamente se podría reportar dentro de la Escala de somnolencia de Epworth o medirse objetivamente a través de una prueba múltiple de sueño rezagado (TMSR), o de la prueba de medición de alerta en el tiempo despierto.

La falta de sueño puede provocarnos cambios de temperamento, dificultades a la hora de pensar y causar cambios de comportamiento. No solamente el hecho que alguien pueda convertirse en una persona más irritable y mal humorada, pero la falta de dormir frecuentemente contribuye a la ansiedad y a la depresión. El deterioro del lóbulo frontal del cerebro puede interferir con un nivel elevado del proceso cognitivo o las funciones de ejecución cerebral. Esto podría comprometer el juicio, el pensamiento o el análisis crítico, las relaciones personales, la habilidad de la solución de conflictos, la planificación y la organización.

Los estudios han demostrado que la privación del sueño puede afectar de manera profunda la memoria y el desempeño , además de deteriorar la atención y la concentración . Las personas que duermen menos de 7 horas por noche presentan reacciones muy similares a aquellos que fueron privados de sueño una o hasta dos noches. Esto conlleva a que se cometan fallas, accidentes y desempeño bajo y deteriorado del trabajo. El dato alarmante es que cuando usted se encuentra privado de descanso, usted no está consciente del daño o deterioro a nivel mental que usted está padeciendo.

La memoria se puede ver afectada cuando estamos privados de sueño o descanso, lo que disminuye la atención, afectando nuestra habilidad de procesar la información que llega a nosotros. Inmediatamente, esa pequeña cabina de la memoria a corto plazo se daña. Los estudios muestran que el proceso de almacenaje en la memoria y su consolidación ocurren mientras usted duerme y esto juega un rol esencial en el proceso de aprendizaje y en la solución de conflictos. Cuando no dormimos lo suficiente, esta capacidad disminuye grandemente.

La mente podría comenzar a comportarse de formas extrañas. La falta de sueño nos provoca desorientación, manifestada como confusión. Normalmente, alrededor del 80% de las personas presentarán alucinaciones si se mantiene sin dormir por largos períodos. Aproximadamente el 2 % de 350 personas que se mantuvieron sin dormir durante 112 horas comenzaron a presentar síntomas muy parecidos a los de la esquizofrenia con paranoia. Afortunadamente, todos esos síntomas desaparecen con el descanso adecuado, sin dejar secuela permanente alguna.

También pueden darse cambios importantes en el cuerpo como resultado de la falta de sueño. Las personas que no logran dormir lo suficiente son propensas a sufrir de fatiga, molestias, dolores, malestares estomacales y diarrea. El descanso inadecuado está asociado a una pobre consciencia de higiene personal, frecuentemente complejos. Sumado a lo anterior, los estudios muestran una disminución del umbral del calor corporal y del dolor cuando se ejerce presión (incremento de la sensibilidad al dolor). Esto está relacionado con las ondas suaves del sueño.

Cambios claros hormonales pueden presentarse al privarse de descanso. La falta de sueño en los niños afecta la secreción de la hormona del crecimiento, provocando una baja estatura. El mantenerse despierto por tiempo prolongado también podría afectar la tiroides; con el incremento de energía se requiere cambios en los niveles hormonales. La falta de sueño está fuertemente conectada con el incremento de peso debido a los cambios de las hormonas del apetito llamadas latina, y grelina.

Existen otros impactos que se generan por no llenar los requerimientos de sueño. El cerebro y el sistema nervioso se ven afectados de una manera muy similar al efecto que produce el tomar alcohol. Podría presentarse una mala dicción, cambios en los reflejos, temblores, parpados lánguidos y riesgo de padecer de un ataque epiléptico. La temperatura general del cuerpo puede descender. La falta de sueño puede afectar al sistema inmunológico, limitando la habilidad del cuerpo para auto-defenderse.

El mayor peligro relacionado con la restricción del sueño pueden ser los accidentes de tránsito que ocasiona. No solo los conductores somnolientos pueden dormirse detrás del volante, sino que también pueden sufrir una falta de atención lo cual reduce el tiempo para reaccionar, el seguimiento visual, y la coordinación de manos-ojos. Desde 1994, más de 20 estudios con muñecos conductores demostraron daños equivalentes a aquellos que se producen por estar legalmente ebrio. En un estudio, las personas con pocas horas de sueño dejaban de conducir cada 5 minutos, lo cual equivale a que un conductor ebrio contenga un nivel de alcohol en la sangre de o.o8. Las horas reducidas de sueño, es decir menos de 7 horas cada noche en promedio, incrementa este riesgo.

La restricción del sueño claramente produce efectos importantes en cuanto a la calidad de su vida. Podrían ser problemas crónicos así como riesgos inmediatos. Para evitar las serias consecuencias asociadas con la falta de sueño, es imperativo que logremos llenar nuestras necesidades individuales de descanso. Esto le ayudará a levantarse más fresco y mantener la calidad y la seguridad en todo momento que permanezca despierto.